Bienvenidos a Venezuela, parlamentarios chilenos

¡¡¡¡¡Todos unidos contra Venezuela!!!!!! La elite política de Chile en santa alianza: los partidos políticos, los parlamentarios, la Corte Suprema, algunos indignos herederos del Presidente Allende. Todos están juntos.

Los que han aupado la represión contra los estudiantes que reclaman justas y elementales demandas.

Los que siguen masacrando al pueblo mapuche que continúa luchando después de siglos de usurpación de sus tierras, de las que fueron expulsados no por el colonialismo español, sino por el Ejército chileno.

Los que en defensa de la libertad de expresión, asfixiaron hasta cerrar revistas, periódicos y medios que jugaron el papel más valiente en contra de la dictadura, los que clausuraron El Clarín, Análisis y otras.

Los que nunca han protestado por los asesinatos de decenas de activistas de derechos humanos en Colombia, por la desaparición de estudiantes en México, por las condiciones carcelarias y juicios arbitrarios de independentistas puertorriqueños en Estados Unidos, o por las brutales represiones contra trabajadores y comuneros en Perú.

Los que tampoco han abierto la boca por la libertad de los dirigentes mapuche detenidos en virtud de una ley anti terrorista creada por la dictadura e invocada por los que se dicen demócratas.

Los que hablan de elecciones limpias, pero se quedaron callados cuando Al Gore fue despojado ilegalmente y mediante fraude de la presidencia de Estados Unidos como lo demuestra una investigación de la Universidad Internacional de Florida.

Los que apoyaron el golpe de Estado contra el Presidente Chávez señalando que él mismo había creado las condiciones para su derrocamiento y reconocieron de manera inmediata a los usurpadores. Es lo mismo que dijeron e hicieron cuando fue derrocado el Presidente Allende y corrieron a lamerle las botas a los militares.

Los que vivieron su dorado exilio viajando de país en país financiados por aquellos que los adoctrinaron, mientras miles de chilenos eran desangrados, masacrados, asesinados, desaparecidos y reprimidos

Los que entraron a los gobiernos de los últimos 25 años como humildes funcionarios y salieron de él millonarios y desbordantes de felicidad por sus hazañas “en favor de la democracia”.

Los que fueron cómplices de la desaparición, la tortura y la muerte de miles de chilenos.

Los que pretenden dar cátedra sobre los sistemas electorales de otros países, pero han vivido usufructuando un sistema electoral binominal antidemocrático creado por la dictadura que les ha permitido sostenerse en el poder

Los que hablan de pobreza, pero son los parlamentarios con los salarios y las prebendas más altas del mundo

Los que se oponen a la reelección fuera de su país, pero llevan 15, 20 y hasta 24 años siendo diputados y senadores.

Los que están preocupados por proteger criminales de otros países, de la misma manera que protegieron a Pinochet cuando fue detenido en Londres y lo salvaron de ser juzgado por delitos de lesa humanidad. En esa ocasión reclamaron extraterritorialidad para impedir que el dictador fuera acusado, mientras aceptan la misma, para emitir opiniones sobre otros sistemas jurídicos.

A propósito de cárceles y presos, ¿Qué opinan sobre la prisión de Guantánamo, que Estados Unidos mantiene ilegalmente violentando el derecho internacional? ¿Cuántas declaraciones han hecho? ¿Cuántas notas de protesta han enviado al gobierno de ese país?

¿Quién les paga este viaje a Venezuela? Tal vez Ponce Lerou, el yerno del dictador quien financió a algunos de ustedes para hacer política y aprobar leyes en su provecho.

¿Por qué engañan al pueblo chileno, robándole sus recursos al decir desde el Senado que vienen en “misión oficial” cuando no han sido invitados por ningún poder del Estado venezolano? Sería interesante que los parlamentarios venezolanos fueran, sin invitación, a “observar” las elecciones chilenas.

¿De dónde sacan el dinero para venir a apoyar a la oposición venezolana? De los fraudes tributarios y financiamientos ilegales por los que a algunos de ustedes están investigados por la Justicia. Tal vez sea de Soquimich, o del grupo PENTA. A lo mejor fue el Grupo Saieh, a través de Corpbanca.

¿Quién les paga el hotel y sus gastos? ¿Quién les da sus jugosos viáticos para “luchar por la democracia”? A lo mejor fue el Grupo Angelini a través de Corpesca, el que como en otras ocasiones les entregó gentilmente unos chequecitos a algunos de ustedes para que aprobaran una ley de pesca para privatizar el mar, a fin de favorecer a siete familias empresariales en detrimento de miles de pequeños y medianos pescadores.

Díganme, ¿sacaron su “tajada” de la estafa de La Polar o de la millonaria deuda en impuestos que le correspondía pagar a la empresa Johnson condonada en el gobierno de Piñera? Ellos no son buenos pagadores al fisco nacional, pero saben que algunos de ustedes tienen precio y gustosamente están dispuestos a financiar “su abnegada lucha por la democracia y la libertad”.

A lo mejor fue el señor Paulmann a través de Cencosud quien hizo su importante contribución al “Estado de Derecho” que Ustedes defienden con determinación y firmeza. Por cierto, el mismo “Estado de Derecho” que heredaron de Pinochet y que no han hecho mucho por cambiar

¿Será que ustedes no sabían nada de los casos de información privilegiada que fue utilizada por CGE, Hábitat, Cruz Blanca, Bilbao y Hurtado entre otras para saquear a los chilenos?

¿O el dinerito para este tour por el “Caribe salvaje“ que necesita que lo civilicen proviene de la empresa minera Los Pelambres del Señor Luksic o de la Papelera de Eliodoro Matte, a quienes algunos de ustedes se han apresurado a justificar y en algunos casos hasta proteger, incluso cuando este último hasta se burló de la Presidenta de la República, compañera de algunos de Ustedes en la “Nueva Mayoría”?.

¿Qué han hecho ante las acusaciones de colusión de las farmacias, los buses, las aerolíneas, los productores de pollo y de papel, los que han creado gigantescos monopolios para expoliar al pueblo que los eligió?

Bastante trabajo tienen y poco hacen -a la luz de las informaciones-, como para que anden tratando de arreglar otros países. Dicen en Chile, que más del 50% de los parlamentarios han sido acusados por hechos de corrupción que se están investigando. La democracia en Venezuela tiene bastantes problemas, pero deben ser los venezolanos los que los arreglen. Para ello, existen mecanismos constitucionales (que Chile con una Constitución hecha por Pinochet no posee). Y no nos interesa intercambiar experiencias con estas “prácticas democráticas” que se han hecho tan comunes en su país.

A pesar de sus dudosos antecedentes, a pesar que sabemos quiénes son, les decimos ¡¡¡¡Bienvenidos a Venezuela!!!!! Su curriculum los avala, por su “denodado esfuerzo a favor de la democracia”. Claro, se entiende que hacen esforzados sacrificios, por lo que necesitan algunos “milloncitos” que con sumo placer les hacen llegar los grandes empresarios a través de las cada vez más “normales” prácticas corruptas e ilegales que dan cuenta de la democracia que nos quieren traer. Algunos de ustedes, cómplices de la represión, promotores de golpes de Estado, traidores de Allende son verdaderos ejemplos de lo que nos vienen a transmitir.

¿No viene Jovino Novoa? Él es un asiduo de todas nuestras elecciones, pero no echaremos de menos al subsecretario del Interior del gobierno de Pinochet, dicho en otras palabras, al segundo jefe del aparato represivo de la dictadura. Nos dan miedo las experiencias que pueda “aportar”. Nos recuerda la época en que su colega Posada Carriles y otros “paladines de la democracia” asesoraban a las fuerzas policiales de los gobiernos de los años 60 y 70 del siglo pasado en Venezuela. Sin hablar -porque no me consta-, de otras prácticas de Novoa que se han mencionado con exuberancia en los medios de comunicación chilenos, además, porque esta columna puede ser leída por niños y jóvenes menores de 18 años.

Deben ser respetados porque fueron elegidos por su pueblo, como nosotros sabremos elegir a nuestros representantes. Tal vez en Chile no los conozcan bien, los medios de comunicación se encargan de ocultar algunas de sus “fallitas”, pero en Venezuela sí sabemos quiénes son. Sólo les voy a decir que si vienen a apoyar a la oposición, su práctica política, su dudosa ética y moral, y su amor por el dinero permitirán que su presencia termine siendo de gran apoyo para el chavismo. Sus candidatos se lo sabrán agradecer. Bienvenidos, hijos de Pinochet. Aquí los esperamos.

Compartir:

*

*

Arriba