“Ganado tengo el pan, hágase el verso”

 

 

¿Por qué hablar acerca de un hombre nacido hace 163 años? ¿Por qué hablar de un hombre que en Chile pocos conocen? Quizá precisamente porque más de algún estudiante ha creído que José Martí era compañero de Fidel Castro (Y no es que Fidel no lo considere compañero y mentor y maestro), sin embargo José Martí es mucho más,  y sus ideas, sus acciones, sus escritos aún están vigentes para toda nuestra América.

Primero que nada, fue un héroe comprometido con una causa: la independencia de su país. Y no sólo mediante la palabra, sino que predicó con el ejemplo hasta el extremo de dar la vida.

También, y no menos, fue un literato de tremenda producción tanto en poesía como en prosa, ficción y ensayo. Su producción literaria es enorme. Atribuyó a la poesía gran peso y gran valor.  Innegable que para Martí la poesía tenía una función social. Y a decir “social” no estamos hablando de propaganda ni panfletarismo. En sus palabras… “No es poeta el que echa una hormiga a andar con una pompa de jabón al lomo, ni el que sale de hongo y chaqué a cantarle al balcón de la edad media con el ramillete de flores de pergamino…”

“Un poeta es una lira puesta al viento, donde el universo canta y ha de saber percibir la emoción colectiva y consolar la pena de los hombres”

Su mirada, sin embargo, no estaba solamente sobre la literatura, sino abarcaba todas las necesidades del ser humano. Su preocupación por la educación está escrita en cantidad de textos. Palabras que dan grandes lecciones y que aun, después de más de un siglo, siguen estando vigentes:

“Al venir a la tierra, todo hombre tiene derecho a que se le eduque, y después, en pago, el deber de contribuir a la educación de los demás”.

“A un pueblo ignorante puede engañársele con la superstición, y hacérsele servil. Un pueblo instruido será siempre fuerte y libre”.

“Todo hombre tiene el deber de cultivar su inteligencia, por respeto a sí propio y al mundo”.

“Instrucción no es lo mismo que educación: aquella se refiere al pensamiento, y esta principalmente a los sentimientos. Sin embargo, no hay buena educación sin instrucción. Las cualidades morales suben de precio cuando están realzadas por las cualidades inteligentes”.

José Martí nació en La Habana el 28 de enero de 1853, vivió encarcelamientos, deportaciones, exilio. Murió el  19 de mayo de 1895 en Dos Ríos, a los 42 años, sobre su caballo, luchando por la libertad de su patria.

 

Compartir:

*

*

Arriba