Hijo ilustre de Iquique

Por cierto, no hay discusión posible. Guillermo Ross-Murray Lay-Kim es un genuino hijo de Iquique, además de poeta con memoria de historiador. A él le encanta agregar que es sagitario (su suerte lo confirma), e hijo único (sumamente regaloneado).

Lo conocí en 1966 en la Universidad del Norte de Antofagasta (todavía, afortunadamente, no católica sino jesuita). Guillermo protestaba en contra del uso de birrete y toga para la ceremonia de graduación y mi tarea asignada era convencerlo de que debía “someterse”.

Volvimos a encontrarnos en Iquique, diez años después. Años de represión, dolor y temores, que sin embargo permitieron algo muy positivo: amigos que se reunían, que compartían ideas y experiencias, que desafiaban.

¡Con cuánto cariño recordamos actividades realizadas en esa época! Inolvidables lecturas y encuentros. Para qué decir los aportes de Guillermo a las tareas de los hijos de sus múltiples amigos y sus actitudes de tío defensor (Mamá me saqué un tres en matemática/ ¿Quéeee?/ No importa, niña, no la vas a retar por eso)

Guillermo, además de haberse destacado por su innegable compromiso a causas  de derechos humanos, ha sido durante la segunda mitad del siglo veinte y estos años del siglo veintiuno, poeta reconocido por su profuso aporte de calidad a la producción literaria nortina trascendiendo las fronteras regionales.

Una vez, queriendo sorprenderlo, investigué el origen de su doble apellido paterno, conjunto de los nombres de dos importantes clanes de la lejana Escocia. ¿Por qué ambos? Un misterio.

El lema del clan Ross es afable: “El éxito alimenta la esperanza” y la insignia, muy sencilla, solo muestra una mano derecha portando guirnalda de laureles.

La insignia del Clan Murray muestra un hombre con una espada corta en la mano derecha y en la izquierda una llave: El lema del clan es valiente y peleador: “Ve a buscar a tus enemigos y tráelos cautivos”. Esa fuerza la encuentro en muchos de los poemas de Guillermo. En su doloroso “Trenos” por ejemplo.

Existe gran producción literaria de este poeta guardada en valiosos borradores. Qué enriquecedor sería para Iquique que alguien se entusiasmara con publicar ¡Al menos! El Mundo de Cristina y Animal desamparo.

Sería un regalo para nuestra ciudad.

 

Compartir:

Un Comentario;

  1. Epi dijo:

    Merecido homenaje a Guillermo Ross-Murray, realmente un Hijo Ilustre de Iquique, premio que también nos alegra.

*

*

Arriba