Jean Beausejour, el Cantona chileno

No son pocos los deportistas del  mundo que han incursionado en los asuntos públicos. O en la política. Tal vez el caso más destacado sea el de Mohamed Ali, uno de los más grandes boxeadores de la historia y quien sacudió la conservadora sociedad estadounidense de los años sesenta al manifestar su público respaldo a la lucha por los derechos civiles y una férrea oposición a la guerra de Vietnam.

Otro boxeador, el filipino Manny Pacquiao, conquistó en 2010 un escaño en el Parlamento de su país, en la provincia sureña de Sarangani. Pacquiao, considerado el mejor boxeador del mundo “libra por libra”, fue votado masivamente por los sectores más postergados de su país.

En el firmamento del fútbol mundial, el francés Eric Cantona es tal vez el mejor ejemplo de un deportista con opinión política. Desde que se retiró del fútbol en 1997, el carismático ex Olympique de Marsella y Manchester United, que se reivindica de izquierda y suele mostrar sensibilidad por asuntos sociales, no ha dejado de estar en primera plana de los medios.

En 2011 Cantona lideró una particular campaña contra los bancos por “ser culpables de la actual crisis económica y financiera que asola a Francia”, según explicó en un video colgado en Youtube. En 2012 buscó sin éxito levantar una candidatura presidencial para oponerse al conservador Nicolás Sarkozy. En 2015, en tanto, sorprendió a toda Europa al poner a disposición de los refugiados sirios que llegasen a Francia su casa de Marsella.

Según Cantona, sus abuelos maternos eran republicanos españoles que huyeron de la dictadura de Franco. El mismo era hijo en Francia de aquellos refugiados españoles que cruzaron a pie los Pirineos, argumentó. Rebelde, polémico, siempre frontal, el ex seleccionado francés ha incursionado también en el cine, trabajando con actrices como Cate Blanchett y directores como Ken Loach.

La premiada película “Los rebeldes del fútbol” de Gilles Perez y Gilles Rof tiene a Cantona como su principal protagonista. En el filme el ex jugador presenta las historias de cinco futbolistas que se opusieron a los regímenes autoritarios en sus países. Son el marfileño Didier Drogba, el argelino Rachid Mekloufi, el bosnio Predrag Pasic y los latinoamericanos Sócrates y el chileno Carlos Caszely, quien -recordemos- rechazó dar la mano al dictador Augusto Pinochet cuando fue seleccionado para el mundial de 1974.

Hoy en día Jean Beausejour Coliqueo es lo más cercano en Chile a un futbolista comprometido con lo social como Cantona. Ello explica su designación como miembro del Consejo Ciudadano de Observadores para el Proceso Constituyente. Así lo reconoció la propia Presidenta Michelle Bachelet al señalar que el jugador “se ha destacado por su conciencia social trabajando por la inclusión del pueblo mapuche y por el trato igualitario frente a las minorías étnicas”.

Además del seleccionado nacional el consejo lo integran Benito Baranda, ex director del Hogar de Cristo; Roberto Fantuzzi, empresario; Patricio Fernández y Cecilia Rovaretti, periodistas; y Juanita Parra, baterista del grupo “Los Jaivas”, entre otros. Un variopinto grupo ciudadano cuya misión será garantizar que los cabildos del proceso constituyente se lleven a cabo de manera transparente, sin presiones ni distorsiones, según se informó.

Jean Beausejour, desde sus dos apellidos y color de piel, es un futbolista atípico en Chile. De padre haitiano y madre mapuche, su origen pluriétnico y social ha marcado profundamente su personalidad. Y sus inquietudes intelectuales. Clave en su formación desde niño fue su abuelo Andrés Coliqueo, con quien vivió en Estación Central y también en el sur, en su reducción de origen ubicada en Alto Huilio, comuna de Freire.

“A la vista soy un negro africano pero por dentro lo que más me ha marcado en la vida es mi sangre mapuche. Los valores de esta cultura son los que me ha dado mi familia, mi abuelo materno que es dirigente en el lof de Huilio y con quien yo me crié”, dijo en 2014 al programa Kulmapu de CNN Chile.

Su tío Patricio Coliqueo Collipal, profesor intercultural bilingüe, magister en Educación Intercultural en América Latina y ex dirigente estudiantil en Temuco, es su principal referente. Y mentor. Ambos son muy cercanos. Beausejour nunca le llama tío. Para el seleccionado se trata más bien de su “hermano Pato”. A él debe sus inquietudes intelectuales. Y sus opiniones siempre informadas sobre el conflicto sureño.

“Lo que exigimos los mapuche no es que prevalezca nuestra cultura por sobre la cultura chilena o winka. Lo que exigimos es que las dos culturas tengan una relación en igualdad de derechos. Por ejemplo, que los niños mapuche tengan el derecho de crecer y ser educados en su lengua, además del castellano”, subrayó también en Kulmapu. “Me gustaría que cuando se hable de autonomía mapuche no se entienda que es poner Policía Internacional en el puente del rio Biobío”, agregó.

Beausejour es atípico también porque lee. Y mucho. Antes de viajar al Mundial de Brasil 2014, el ex jugador del Wigan inglés y del popular América de México llevó el  libro de crónicas mapuche “Solo por ser Indios” y “10K. La década robada”, este último una feroz radiografía del periodista Jorge Lanata a los años del “kirchnerismo” en Argentina. Para sus vacaciones tras la temporada, tiene contemplada la biografía del ex intendente de la Araucanía, Francisco Huenchumilla.

El seleccionado, el único jugador chileno que ha marcado goles en dos mundiales consecutivos, también gusta hacer pública sus opiniones sobre otros temas del acontecer nacional. En 2014, desde la concentración para la Copa del Mundo de Brasil, apoyó de manera entusiasta las demandas de los estudiantes. Vía Twitter, junto a sus compañeros en la Roja, Jorge Valdivia y Carlos Carmona, lucieron camisetas con la consigna “Todo Chile por educación pública”. Las prendas habían sido entregadas al DT Jorge Sampaoli antes del viaje de los seleccionados por la entonces presidenta de la Feuc, Nashla Aburman.

Hace un año, en una extensa entrevista publicada en el sitio web de Colo Colo, Beausejour se fue en picada contra la desigualdad económica. “Tuve la posibilidad de vivir en Inglaterra, conocer otras realidades y la concentración de poder y riqueza que uno ve en Chile es una cosa que yo no la entiendo”, señaló el jugador. “En Chile la desigualdad es impresionante. Los ricos de Chile están entre los más ricos del mundo. Y somos un pequeño país de 16 millones de habitantes”, agregó.

Al igual que con Eric Cantona, el poso de las raíces pesa y mucho en las ideas políticas de Beausejour. El hecho de que sus parientes sean mapuches, migrantes del sur a barrios de clase trabajadora en Santiago o académicos de prestigio en Temuco a punta de meritocracia, es la base de todo su discurso. Su conciencia social, que duda cabe, hunde sus raíces en la historia de su grupo familiar.

“Desde chico escuché que los ‘blocks’ donde vivíamos habían sido construidos por Allende. Y que habían sido prácticamente tomados por mis papás. Para el golpe ellos tuvieron que esconder textos relacionados con política cuando llegaban a allanar. Todas esas cosas, todas esas vivencias, siempre las escuchaba en la mesa de domingo, cuando llegaban todos y eso me hizo una persona con opinión”, subrayó en la web del club Colo Colo.

Una de sus últimas declaraciones fue tras ganar la Copa América con la selección chilena. Beausejour recordó que en el Estadio Nacional muchos chilenos y chilenas fueron asesinados, torturados y vejados por uniformados luego del golpe de 1973. Haciendo referencia a una larga lista de violaciones a los derechos humanos que acontecieron en aquel recinto deportivo, el jugador rescató la memoria herida de Chile en medio de la euforia y la felicidad por el triunfo.

“Hace unos días me llamó un profesor de cadetes que me dijo: ‘Ojalá que en el estadio en que tanta gente sufrió y se torturó puedan tener una alegría’. Antes del partido pensamos en eso y muchos rezamos pensando en esas personas. Y hoy, en un lugar donde hubo tanta tristeza y muerte, le dimos una alegría a Chile”, declaró el jugador. Es Jean Beausejour Coliqueo, un jugador de fútbol diferente, como el legendario ex seleccionado francés.

 

Compartir:

*

*

Arriba