Los nubarrones en la “Operación Retorno” de Fulvio Rossi

Por El Independiente

Si bien, el senador reapareció el 14 de diciembre en el Congreso, arrastra no sólo sus vínculos con SQM, sino también, una seguidilla de críticas por sus actuaciones en la Primera Región y por el uso de sus redes de influencia.

Después de meses de forzado silencio, el senador Fulvio Rossi reapareció en escena el 15 de septiembre de 2015 en el Congreso, tras una extensa licencia médica por problemas de salud, los mismos que, quizás, se incrementaron como consecuencia de los efectos anímicos que generaron en el parlamentario la revelación de sus vínculos con SQM, empresa que, recordemos, está siendo indagada por el Servicio de Impuestos Internos (SII) e investigada por el Ministerio Público, por financiamiento irregular de campañas políticas.

Antes de su reaparición, el senador –con militancia congelada en el PS, a raíz de SQM-, se dio tiempo para planificar con su grupo más cercano de colaboradores, una muy delicada y cuidadosa puesta en escena de lo que sería su retorno, a esta la denominaron “operación retorno”.

Nueva Imagen

El primer lugar de esta Operación,  mostraba al senador en su nueva faceta de padre de familia (Revista Caras, edición 3 de Diciembre), fuera de toda contingencia y preocupado sólo de “cosas importantes”, su salud y reciente paternidad. Luego conversa con grupo Copesa, controladores de varios  medios nacionales, como Revista Qué Pasa y diario La Tercera entre otros. Siguiendo lo planificado realiza una entrevista en  Revista Qué Pasa, (edición 11 de Diciembre)  que luego es difundida a través de La Tercera y de otros medios electrónicos. Aprovechando las páginas de ese medio, le hizo un cariñito a la derecha, pero lanzó una estocada a la ex Concertación, precisamente, por los eventuales recursos que varios de los actuales parlamentarios o ex Ministros, en el marco de su carrera política, que pudieron recibir para financiar sus actividades, entre los que podría encontrarse el ex Ministro y ex Senador por la región de Tarapacá, Sergio Bitar, claro que Rossi evitó mencionar a alguna persona directamente.

Cuando se le consultó por sus lazos con SQM, de propiedad de Julio Ponce Lerou, yerno de Augusto Pinochet, el senador por la Primera Región aseguró en la Revista Qué Pasa: “Yo conocí a la gente de Soquimich por personas de izquierda, no por gente de derecha. Y creo que, en esto, hay cierto fariseísmo. Soquimich financió en la región (Iquique/Tarapacá) las actividades de la Concertación durante décadas y, en esas actividades, participaban los Intendentes y Ministros de la Concertación”.

El Independiente conversó con el ex Ministro y ex senador por Tarapacá, Sergio Bitar sobre las declaraciones formuladas por Fulvio Rossi, “en el financiamiento de las campañas hay que distinguir lo que es el aporte de las empresas por la vía de la ley y los que exceden los marcos legales y entran en la ilegalidad. Sobre lo primero, esto viene desde 2005 que se aplicó por primera vez, ya que antes no había ninguna norma y recuerdo que me correspondió como presidente de mi partido y en calidad de senador por la Región de Tarapacá, tener que enfrentar el problema del desequilibrio de recursos entre los candidatos de Derecha y los de la Concertación y tener que recurrir  a las distintas fuentes y, eso, era legal”. Agrega que “a partir de 2005, se establece un aporte estatal a las campañas y se fija un límite y creo que se excedió en demasía por todos, el uso de caminos indirectos que se saltaban los límites y los depósitos reservados y, eso, tiene que ser sancionado por los tribunales”.

Consultado respecto de la posibilidad de que se haya visto “tocado” por los dichos del senador Fulvio Rossi, en el sentido de que Soquimich financió en la región (Iquique/Tarapacá) las actividades de la Concertación durante décadas y en esas actividades participaban los Intendentes y Ministros de la Concertación, Sergio Bitar responde: “No me puedo sentir aludido en nada, no conozco a ninguna persona de la Concertación, no sé si alguno ha tenido financiamiento de campañas, de empresas y de cuáles. Obviamente, recibí apoyo cuando fui candidato en mis campañas y decir lo contrario sería falta de sentido común y en esos tiempos no había ninguna ley, por lo tanto, no existía ninguna limitación y, luego, hubo que someterse a las regulaciones y cuesta, a veces, tiempo para que sean respetadas en su integridad”.

Negación de corrupción, generalización de involucrados y victimización

Otras de las recientes declaraciones del senador, Fulvio Rossi y que para sus detractores dejarían en evidencia su intento, forzado, de victimizarse fue: “A mí se me han imputado temas relativos a financiamiento de campañas, en ningún caso de corrupción ni enriquecimiento ilícito, yo no me he llevado ni un peso para la casa. Este es un país donde no se presume inocencia, sino que se presume culpabilidad, y de ahí yo entiendo que en la oposición reclamen del trato que se les da, porque si la Fiscalía no es cuidadosa, genera un daño muy grande en la imagen de un partido y en la imagen de las personas”.

Quizás, una de las afirmaciones que demuestra que no está arrepentido de haberle solicitado dineros a SQM para financiar campañas políticas, a pesar de tratarse de una empresa íntimamente ligada a Pinochet, es la siguiente: “En un país como el nuestro en donde gran parte del financiamiento de la política descansa en las empresas, no se puede sostener que, porque una empresa financie a un candidato lo está cooptando. Asumir eso, sería, entonces, asumir que el Congreso está entero cooptado”. En cuanto a este comentario, una de las preguntas que, de inmediato, surge es: ¿se puede hablar de absoluta independencia cuando un parlamentario recibe recursos de una empresa como puede ser SQM o CORPESCA y tenga que pronunciarse y votar un proyecto, cuyas indicaciones son rechazadas por las compañías que le entregaron dinero?, ¿en un escenario así no se ejerce lobby con el legislador en cuestión, para conseguir que las indicaciones que despiertan resquemor no se incluyan?

La porfiada realidad

Pero los hechos y la realidad en Tarapacá no son compatibles ni comulgan con las explicaciones de Rossi, por el contrario, distintos sondeos de opinión efectuados en Tarapacá muestran una fuerte caída en la imagen y credibilidad del Senador. Acá enumeramos algunos de los hechos más controversiales que deberá salvar en su intento de reposicionarse, y lograr que la Operación Retorno cumpla su objetivo que es lograr su reelección el 2017.

SQM

En la investigación del caso SQM es de público conocimiento que el senador Fulvio Rossi envió un e-mail al, entonces gerente general de la empresa, Patricio Contesse, solicitando $20 millones para financiar la campaña de 32 candidatos. Tras divulgarse en la prensa este mensaje, el parlamentario salió afirmando a los medios: “Lamento que se filtre una nómina de personas que recibieron aportes por la vía legal, sin saber de dónde provenían, puesto que al ser reservados, nunca supieron quién era el donante”. Además de lo anterior, la justicia también indaga los vínculos que tendrían asesores y cercanos al parlamentario con la minera no metálica, María Martínez, Mariela Molina y René Madariaga, quienes emitieron boletas a Soquimich por posibles servicios no prestados y que la compañía rectificó en su declaración al SII indicando que no reconocían servicio alguno prestados por estas personas.

El Diezmo

Otra de las historias en las que figura el parlamentario y su Jefe de Gabinete, Roberto Estay se remonta a la filtración de correos electrónicos en los que, este último funcionario público, solicitaba a las autoridades del Gobierno de Tarapacá, nada menos que el 10% de sus remuneraciones, para financiar los gastos de su oficina parlamentaria. En este sentido, recordemos el contenido exacto del e mail remitido por Estay: “Acudo a ustedes para solicitar un aporte comprometido y responsable de carácter mensual para fortalecer el trabajo de nuestro senador, a través de la Corporación Casa Abierta”.

Corporación Casa Abierta

Precisamente, en torno a la Corporación Casa Abierta existe una denuncia ligada a presuntas anomalías detectadas en el uso de las oficinas parlamentarias de Rossi en Iquique (Eleuterio Ramírez N° 1.485) y en Alto Hospicio (Avenida Ramón Pérez Opazo N° 3.162), las que estarían utilizándose como sedes de la institución. Esta situación quedó de manifiesto, luego que el diputado del Partido Comunista (PC), Hugo Gutiérrez entregara un documento a Sergio Páez, presidente del Consejo Resolutivo de Asignaciones Parlamentarias, en el que señaló que la Corporación Casa Abierta, “es una organización en donde participan familiares y amigos del senador, actualmente, muchos de ellos, hoy, son funcionarios de gobierno en la Región de Tarapacá. Es una organización financiada por el Fondo Nacional de la Seguridad Publica del Ministerio del Interior y recibe recursos, a través de proyectos del Core: recibió más de $16.000.000, como asimismo, recibe financiamientos de organismos privados, como la Minera Collahuasi, que le otorgó un financiamiento de más de $100.000.000”.

En el caso de la Corporación Casa Abierta también hay dudas, porque el equipo ha postulado algunos proyectos que son financiados con fondos estatales y, curiosamente, se los ha adjudicado, no corriendo la misma suerte otros particulares  e instituciones que participaron y se ajustaron a los requerimientos establecidos. Un ejemplo: Casa Abierta ganó $18.000.000 provenientes del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) para financiar un proyecto de seguridad ciudadana. Además, otra iniciativa adjudicada fue un proyecto del Fondo Nacional de Seguridad Pública” (FNSP14-AVIF-20), del 8 de octubre de 2014, por un monto de $43.757.853 y que fue suscrito por el propio senador, Fulvio Rossi.

Los inolvidables mensajes de WhatsApp

El último episodio protagonizado por el parlamentario y que, según indagó El Independiente en la Región de Tarapacá y que no sólo complicó a Fulvio Rossi, sino también a otras autoridades de la zona y que forman parte de su círculo de cercanos colaboradores, fue la resolución de la Contraloría Regional de Tarapacá, entidad que investigó los polémicos mensajes provenientes del WhatsApp “PS Recargado”, creado por Rossi, y en el que sostenían conversaciones en las que se cuestionaba la actuación y desempeño de funcionarios públicos que no están bajo el brazo protector del legislador.

La conclusión del organismo fue categórica y concluyente: los integrantes del grupo cometieron faltas a la probidad y se ordenó el inicio de un procedimiento disciplinario para establecer responsabilidades administrativas.

Cabe mencionar que la investigación de la Contraloría Regional de Tarapacá se inició tras la denuncia interpuesta por los diputados, Hugo Gutiérrez y Renzo Trisotti (UDI), en la que los recurrentes, por escrito, manifestaron textualmente: “con recursos públicos utilizados para fines particulares, por una organización dirigida por el parlamentario (Fulvio Rossi) y funcionarios públicos, ejecutaron actos de odio contra diversas autoridades de la Región de Tarapacá…”.

A juicio del diputado Gutiérrez: “los objetivos de esa organización jerárquica eran principalmente: “a) idear campañas de desprestigio para sus adversarios políticos, b) planificar la desestabilización de las autoridades locales que no están en la misma línea del senador, Fulvio Rossi, mintiendo si es necesario para sus objetivos, c) usar recursos públicos y las diversas reparticiones del Gobierno Regional, más otros organismos públicos que dirigen sus subordinados, para implementar, dar a conocer y publicitar el actuar político del señor Rossi. Todo ello, contraviniendo, directamente, las instrucciones de la Contraloría General, en el sentido de que no se pueden realizar actividades políticas en horario de trabajo, ni beneficiar a un determinado candidato o autoridad política”.

La Contraloría Regional de Tarapacá estableció que “en relación al uso de dichos celulares, asignados a los funcionarios Edison Jara (director regional del SERVIU), Luigi Ciocca (Seremi de Gobierno y primo del senador Fulvio Rossi), Mario Callasaya(concejal de la Municipalidad de Pozo Almonte y funcionario del Gobierno Regional) y Johan Vieyra (Seremi del Deporte), “se comprobó que fueron utilizados para fines ajenos a los institucionales y dentro del horario de la jornada laboral, toda vez que, a través de ellos, se enviaron mensajes de índole privado y político en el grupo de WhatsApp “PS Recargado”.

Asimismo, en cuanto a la denunciada de actos atentatorios contra la dignidad de funcionarios, la Contraloría Regional de Tarapacá estableció, en su informe que “se advirtieron en los comentarios emitidos a través de la mensajería del grupo WhatsApp PS Recargado, términos descalificatorios dirigidos hacia otras autoridades, lo que representa una conducta no acorde con la función pública, la moral y las buenas costumbres”.

A continuación reproducimos algunos de los mensajes de los 35 integrantes de este polémico grupo de WhatsApp:

Fulvio Rossi (senador), el 14 de abril de 2015 a las 20:15 horas: “Hablé recién con Aleuy. Le pedí que lo sacaran (refiriéndose al Gobernador del Tamarugal). Mitchell debe enviar un informe. Rodrigo debes hacer uno tú y todas las autoridades que estuvieron. No se puede dejar pasar. Mario (Callasaya) y Pedro (Contreras)  o el PS deberían enviar declaración pública, pidiendo su renuncia…”.

Johan Vieyra (Seremi de Deporte), el 15 de abril a las 16:12 horas: “Agenda: Compañeros, me preocupa en demasía la pobre agenda de esta semana, en la última reunión dije que debemos estar todos comprometidos, el que no se siente parte de esto que dé un paso al costado… hoy, más que nunca debemos dar presencia a Fulvio, por lo tanto, les pido apoyo a la gestión que estamos realizando. Podemos ver agenda laboral con sindicatos, talleres para dirigentes vecinales, encuentro con adultos mayores, difundir programa de fomento productivo, entre otros”.

Luis Guzmán (director regional de CORFO), el 15 de abril de 2015, a las 16:25 horas: “Completamente de acuerdo compañero, definitivamente son muy pocos los que se han ocupado de fortalecer y defender la imagen obra pública del senador (Fulvio Rossi) e IRT (Intendente Regional de Tarapacá), recordemos que gracias a ambos, cada uno de nosotros estamos en nuestro cargo (o se creen técnicos o es por sus CV), insistir en que el compromiso con ambos se demuestra con trabajo en terreno o con la gente…”.

Luigi Ciocca (Seremi de Gobierno y primo del senador Fulvio Rossi), el 8 de abril de 2015, a las 14:03 horas: “Hoy estuve con Morano a las 9… le di duro al eje del mal. Soria, Gutiérrez y los títeres”.

Roberto Estay (jefe de gabinete del senador, Fulvio Rossi), el 14 de abril de 2015  a las 20:33 horas: “Seremis y directores no acudan más a llamados del Gobernador (del Tamarugal), si no es solicitado a través del Intendente… y a preparar agenda propia”.

Edison Jara (director SERVIU de Tarapacá), el 14 de abril, a las 20:46 horas: “Lo de hoy fue un tongo generado exclusivamente para réditos personales, con CORES hablando para la galería. Espartago dando clases de buena gestión. Mitrovic acusando al voleo, un gobernador armando protestas y funas, más encima weón, porque queriendo quedar bien con la gente lo hace mal y se le devuelve”.

Funcionario público dobla mano de Rossi

La filtración de los polémicos whatsApp generó tal nivel de incomodidad en el grupo de amigos del senador, Fulvio Rossi, los que, sin plantearlo directamente, responsabilizaron de la divulgación a Luis López, Coordinador Regional del Servicio Nacional del Adulto Mayor (SENAMA) y quien, por su cargo, también fue incluido en los mensajes. La historia de venganza que se tejió contra López terminó con el funcionario suspendido de su cargo, por espacio de tres meses, debido a que un grupo de trabajadores del SENAMA solicitaron que se iniciara una investigación administrativa en su contra, esta acción de denuncia habría sido coordinada por Roberto Estay, jefe de gabinete del senador Rossi.

Juan Sepúlveda, Felipe Moreira, Sonia Gómez, Steffani Jaramillo, Karen Terrazas y María Belén Espinoza, acusaron a Luis López, a través de una carta de denuncia que no tenía ningún timbre de recepción, aunque igual llegó a manos de la Directora Nacional del Servicio del Adulto Mayor (SENAMA). En el documento, plantearon en contra del funcionario público, lo siguiente: “Desconocimiento del estado, cobertura y ejecución de los programas que se realizan en la Región, desconocimiento por parte del denunciado de la utilización del sistema de auto consulta del Intranet del SENAMA, no encargarse de leer sus correos electrónicos y solicitarle a diversos funcionarios que los lean y respondan”. Además, aseguraron “la realización de actividades personales en horario de trabajo, exceso de salidas sin destino, solicitar dinero en efectivo al administrador regional (Juan Pablo Sepúlveda) con el fin de comprar combustible para su vehículo”.

Según los seis denunciantes, Luis López “constantemente se refiere en malos términos al gobierno central, gobierno regional y otros servicios y al equipo de SENAMA Tarapacá en actividades públicas. Se ha apropiado de alimentos y bebestibles como jugos y galletas, que corresponden a diversos programas del adulto mayor”. Y, también lo acusaron “de malos tratos a los funcionarios del servicio, que se traducen en acoso de carácter psicológico y gritos en reuniones de equipo”.

Luego de meses de investigación el fiscal instructor, Andrés Quiroz desestimó los cargos formulados en contra del ex Coordinador Regional del SENAMA en Tarapacá y tras las irregularidades denunciadas por el abogado de López, Enzo Morales, en el marco de la investigación, Quiroz fue inhabilitado del caso y Luis López el día 15 de diciembre de 2015 fue reintegrado al SENAMA, consiguiendo doblarle la mano al senador Fulvio Rossi y sus amigos, que aún permanecen en sus cargos de gobierno en la Región de Tarapacá.

La Operación Retorno de Fulvio Rossi está en marcha, pero los hechos, los porfiados hechos, nublan su éxito.

 

 

Compartir:

*

*

Arriba