Inmigrantes: a la cola del desarrollo regional

 

Noelia Arias tiene 22 años y es boliviana. Vive en Iquique desde 2013 y aún debe realizar una gran cantidad de trámites para regularizar su situación. Relata que por la gran cantidad de extranjeros que llega a extranjería por diversos trámites, tiene que ir en la madrugada a la esquina de Obispo Labbé con Serrano para obtener un lugar privilegiado en la atención. “Desde la medianoche y hasta las ocho y media, que es cuando empiezan a atender, somos por lo menos cuarenta o más extranjeros que hacemos cola”, relata.

Lo señalado por la joven boliviana es tan impactante como real. Basta darse una vuelta de madrugada por la esquina señalada, para ver cómo decenas de inmigrantes duermen en improvisados colchones, tapados con frazadas o completamente abstraídos esperando que varias horas después Extranjería abra sus puertas. Así lo confirma Ronald Mamani, peruano que llegó hace sólo unos meses a la ciudad. Expresa que lo peor no es durante el verano, sino en el invierno, ya que a pesar de ser ésta una zona cálida, el frío se deja caer a veces de forma aguda. Mamani dice que “hay mujeres, niños o personas de edad que sufren, y es penoso ver eso. Yo soy joven, pero es inhumano ver esta situación. He visto inmigrantes estar hasta diez horas haciendo cola. Yo mismo la he hecho por varias horas”.

Lo cierto es que el tema de las colas se arrastra hace bastante tiempo, pero hoy el contexto es distinto, y esto llama la atención. La Presidenta Bachelet ha promovido desde el año pasado la aprobación parlamentaria de la nueva Ley de Migraciones, que vendría a reemplazar la actualmente existente Ley De Extranjería, que data de 1975 y cuyo sesgo ideológico sitúa al inmigrante casi en la categoría de delincuente. De hecho, el Artículo 1 del nuevo documento, señala que “El Estado de Chile valora la migración, particularmente su aporte al desarrollo económico, cultural y social del país y de sus habitantes, reconociendo el derecho a migrar de conformidad a las disposiciones de esta Ley y los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentran vigentes”.

Según la experta en migraciones Nanette Liberona, el tema de las colas tiene causas precisas. “Hay una falta de interés por el migrante, no se ha asumido lo que pasaba. En este mes en particular se perdieron funcionarios, por lo que quedaron desequilibrados, y no se adelantaron a las posibles consecuencias, pero hay un tema más profundo”. Liberona agrega que “en general siempre ha existido el tema de las colas, es conocido, pero hay una falta de interés en proporcionar mejor atención al migrante, de parte de Extranjería y la Gobernación de Iquique. No ven los aportes del migrante, a nivel social, cultural y sobre todo económico, no se les trata de la manera que se les debe tratar. En este sentido, falta mayor contratación de personal, y más y mejor información sobre los días en que se atiende; hay que planificar más, y mejor. Ellos tienen el deber de atender al migrante”.

 

A la búsqueda de una solución        

El gobernador Francisco Pinto explica que los hechos descritos son parte de una situación estructural. Aduce que el tema de las colas tiene ya veinte años, y que Chile está dando visas para 53 países, lo que habla de la magnitud del tema. Afirma que se han efectuado muchos esfuerzos: “Cambiamos la Extranjería de la Gobernación al lugar donde está hoy, pero hubo temas con el personal, por lo que a veces no hay capacidad. Por otra parte, los convenios del Mercosur han facilitado la entrega de visas, y eso redunda en la cantidad de gente que se acerca a Extranjería. También hay muchas personas que están en calidad de repatriados, que han  optado por venir a Chile. Todo esto forma parte del origen del tema”. Agrega que se han hecho esfuerzos, pero a veces no han sido suficientes. “Iquique seguirá siendo un polo de atracción para los inmigrantes, por su pujanza económica, y la idea es dignificar al migrante, que por algo sigue pidiendo visas”.

Lo cierto es que más allá de las voluntades del gobierno, la migración en la región es ya un tema complejo, con cifras decidoras: en la región -que es la que encabeza la cantidad de inmigrantes del país- residen oficialmente  40.515 extranjeros, cifra que, sabemos, es menor en relación a la cantidad real de inmigrantes, puesto que no todos están en situación regular. La cifra consignada corresponde al 8,9 por ciento de la población total de Tarapacá, lo que la sitúa por sobre el promedio nacional (6,4). Datos aportados por el Departamento de Extranjería, señalan que hoy 9.964 migrantes están condiciones de obtener su residencia definitiva.

El Independiente

Compartir:

*

*

Arriba