El teatro obrero de Tarapacá

 

Fue en nuestra región donde nació y desarrolló a finales del siglo 19 y las primeras décadas del 20, una de las experiencias artísticas y populares más interesantes: el teatro obrero.

Fue el recordado dirigente comunista Luis Emilio   Recabarren, quien no sólo promovió la prensa popular a través del diario “El despertar de los trabajadores”, sino que impulsó fuertemente los espacios para que los obreros desplegaras sus aptitudes artísticas, y por cierto adquiriesen conciencia de clase. En el libro Raíces del teatro popular en Chile, del investigador iquiqueño Pedro Bravo Elizondo, puede leerse la siguiente declaración de principios de Recabarren: “poder arrancar [a los obreros] de la apatía, los vicios y atraerlos al socialismo”.

Cabe consignar, en todo caso, que el antecedente directo de este movimiento artístico popular fue el “Ateneo Obrero de Iquique”, donde destacó Pepe Vila, que debutó en el Teatro Municipal de Iquique el seis de septiembre de 1892.

Los grupos de teatro obreros empezaron a florecer con sorprendente vertiginosidad, tanto en la ciudad como en la pampa, aunque en las oficinas salitreras superaron con creces a las compañías citadinas, tanto en número como en calidad. Marina y Rogelia Navarro, Nicolás La Rosa, Manuel Cabezas, Pepe Codina, Oscar Picón, Senovia Castro, Fortunato Pinto,  fueron destacados actores y músicos que itineraron por el desierto, alegrando la vida a los esforzados trabajadores pampinos. El desaparecido actor Willy Zegarra, que conoció de cerca la experiencia de los viajes teatrales por las oficinas, siempre repetía que en ese tiempo el arte era tan importante como la comida.

Era tal la febril actividad artística, que en la oficina Aurora se inaugura el Centro de Lectura y la Escuela Nocturna Francisco Bilbao.

Paralelamente, durante 1911 a 1914, Recabarren crea el conjunto infantil “Arte y Libertad”, a cargo de Mariano Rivas, actor argentino; el círculo “Arte y Revolución”, que fue la organización más destacada y de mayor actividad; la estudiantina “Germinal” y el “Coro Obrero”.

Leyendo el libro de Elizondo, podemos leer que la clave para el desarrollo de este teatro está en la trilogía “El despertar”, de Recabarren y Elías Lafertte. De hecho, en 1914 se anuncia en los diarios de Iquique el estreno de la obra “Los Mártires”, el sábado 21 de febrero de 1914. Montajes también realiza el “Centro Femenino Anti-Clerical Belén de Sárraga”.

Recabarren también presentó en 1921 el drama social obrero “Desdicha Obrera”, en el teatro Obrero, que se ubicaba en San Martín 927.

Don Willy

Don Willy Zegarra fue testigo privilegiado de los avatares del teatro obrero y pampino. En su libro Del Chumbeque a la Zofri (tomo II), el sociólog Bernardo Guerrero cita un fragmento de una larga entrevista a Zegarra. Dice el legendario actor: “Llegué a Iquique en 1915. Llegamos aquí al barrio El Morro, y nos invitan al Teatro Municipal, en las salitreras no se conocían los teatros, solamente en algunos pueblos como en Santa Catalina, fuimos al balcón porque yo miraba hacia arriba y miraba hacia abajo, yo no sabía dónde estaba, totalmente maravillado…”.

Y continúa: “Saben, ustedes que yo estuve diez años en las salitreras, dirigí el conjunto artístico, este señor Ferro le gustaba tanto el teatro, donde hay alguna persona, una mujer, una chica buena pa’l teatro, en tal parte, ya me los trae, se le daba trabajo, si era mujer le daban trabajo al papá o al hermano, o al tío a cualquier pariente… Yo trabajé mucho aquí en el teatro de la Federación Obrera de Chile, y en el teatro que dirigía un profesor mío también señor Eulogio Larraín Ríos, entonces trabajábamos toda la semana, sabe usted que nos decía el día lunes aquí está el libreto saque su rol… entonces hacíamos una obra toda la semana, al apunte, entonces allá en las salitreras las cosas fueron distintas, se ensayaba un mes la obra, dos meses, y se montaba a todo lujo, todo detalle…”.

Don Willy Zegarra murió en 2005, y con él se fue el último de los actores del teatro pampino, y una parte importante del arte regional.

Por El Independiente

Compartir:

*

*

Arriba