CORFO: Intendenta impone a Director Regional con inhabilidades y evidente conflicto de interés

 

Raúl Fernández, nuevo director regional de CORFO, nunca debió haber asumido el cargo y en Santiago lo sabían. Pero la intendenta se saltó toda formalidad –tener que enviar terna para nominación- y se encargó de que Fernández fuera la única carta posible. El problema es que el hombre se adjudicó 3 proyectos de la Corporación a través de su consultora Centro de Tecnología del Agua -Centa Chile-, proyectos que estaban vigentes y uno en ejecución al momento de asumir la dirección… ¡de la misma entidad que debía fiscalizarlo! Además de lo anterior, en diciembre de 2015, se adjudicó otro proyecto, esta vez del Gobierno Regional de Tarapacá, cuya primera autoridad impuso su nombramiento, por 289 millones de pesos. Para lograr la designación se hizo una compleja ingeniería legal que al final no logra ocultar lo obvio: el conflicto de interés que supone que alguien asuma la conducción de un organismo del cual es beneficiario.

 

A principios de este mes, se nombró a Raúl Fernández Rojas, como nuevo director de la entidad de la Región de Tarapacá. Él es ingeniero agrónomo de la Universidad Arturo Prat  y además director y socio de la consultora Centa Chile, como consta en la escritura pública de constitución de la Sociedad de Tecnología del Agua Limitada, otorgada con fecha 22 de septiembre del año 2011, en la Notaría Araya de la ciudad de Iquique.

Se supondría que el nuevo director no tendría que tener ninguna ligazón o contrato vigente con la entidad que él debe dirigir. Al respecto la ley Nº 18.575  señala:

“Artículo 54.- Sin perjuicio de las inhabilidades especiales que establezca la ley, no podrán ingresar a cargos en la Administración del Estado:   

  1. a) Las personas que tengan vigente o suscriban, por sí o por terceros, contratos o cauciones ascendentes a doscientas unidades tributarias mensuales o más, con el respectivo organismo de la Administración Pública.

   Tampoco podrán hacerlo quienes tengan litigios pendientes con la institución de que se trata, a menos que se refieran al ejercicio de derechos propios, de su cónyuge, hijos, adoptados o parientes hasta el tercer grado de consanguinidad y segundo de afinidad inclusive.     Igual prohibición regirá respecto de los directores, administradores, representantes y socios titulares del diez por ciento o más de los derechos de cualquier clase de sociedad, cuando ésta tenga contratos o cauciones vigentes ascendentes a doscientas unidades tributarias mensuales o más, o litigios pendientes, con el organismo de la Administración a cuyo ingreso se postule.”

La ley es muy clara al respecto, en este caso el nuevo director sí aparece con contratos vigentes, a través de su consultora, por más de doscientas unidades tributarias mensuales con la misma entidad en cual estaba ingresando, en este caso, CORFO.

 

centa

Web consultora CENTACHILE

 

Debido a lo anterior, el día 12 de febrero, 4 días antes de asumir la dirección regional de Corfo -asumió el 16 de febrero-, vende su participación a Waldo Alfaro Alfaro, de esta manera supera la inhabilidad legal que se le presentaba por estos contratos.

De los tres proyectos asignados al actual director, dos de ellos estaban ya ejecutados y uno se encuentra vigente, respecto de este último CORFO decidió hacerle el seguimiento desde el nivel central para que el nuevo director no fiscalizara el proyecto que hasta hace dos semanas atrás él mismo dirigía.

 

Los Otros 289 Millones

El día 10 de diciembre de 2015, el Gobierno Regional de Tarapacá representado por la Intendenta Claudia Rojas, aprueba el traspaso de $ 289.500.000.- para la ejecución de un Programa de Tecnologías Ambientalmente Sostenibles a la misma consultora “Centro de Tecnología del Agua” donde uno de los socios sería nombrado, dos meses después, por la misma Intendenta como director regional de CORFO.

gore1

Convenio Transferencia Gore Tarapacá – CENTACHILE

 

gore2

Convenio Transferencia Gore Tarapacá – CENTACHILE

El sub director regional de CORFO René Fredes dijo a El Independiente, que este proyecto fue aprobado “a través del Core y no tiene que ver con la CORFO, no nos compete a nosotros. Yo sé también que él renunció a Centa, por tanto, renunciar a este proyecto o cuánta plata es, eso ya es terreno de la especulación. En el aspecto legal, no pertenece a la empresa que me cita y tampoco podría cerrarse el proyecto que existe, porque da beneficio a muchas personas”.

Es correcto lo que señala el subdirector Fredes, en el aspecto que estos recursos provienen del Gore Tarapacá y no de CORFO, el problema radica en que estos fondos corresponden a una provisión FIC y tienen arrastre para los años 2016 y 2017, es decir disminuye la provisión FIC para esos años en la proporción de arrastre existente. ¿Y cual es una de las entidades que postularan a estos fondos FIC años 2016 y siguientes?, la CORFO, entre otros.

El organismo público que, entre otras cosas, fiscaliza y toma razón de los nombramientos de las autoridades públicas es la Contraloría General de la República, organismo que informa que hasta el día 24 de marzo el nuevo director de CORFO no había ingresado su Declaración de Intereses y Patrimonio, declaración obligatoria para autoridades públicas y que además permiten prever inhabilidades y posibles conflictos de interés.

El Nombramiento

Lo que más llama la atención, fue la solicitud de nombramiento del Sr. Raúl Fernandez Rojas, por parte de la Intendenta Regional Claudia Rojas.

Una fuente del Gobierno Regional de Tarapacá, señaló que lo usual en los nombramientos de Seremis y directores de servicios es enviar ternas al nivel central para que allá decidan, incluso las ternas generalmente van priorizadas por la intendenta, pero en este caso fue diferente, la Intendenta habría enviado un solo nombre, el de Raúl Fernandez.

Llama poderosamente la atención que ella como abogada de profesión, no supusiera al menos, algún grado de incompatibilidad entre un consultor con proyectos CORFO en ejecución,  además adjudicatario reciente – 60 días antes- de un proyecto financiado por el gobierno regional que ella misma encabeza por casi 300 millones de pesos, y propusiera como única opción y no una terna, a Raúl Fernández Rojas.

Cabe preguntarse si en Tarapacá no existía ningún otro profesional con competencias para dirigir CORFO, sobre todo en momentos que han salido graves irregularidades dictaminadas por contraloría, que no tuviera proyectos vigentes con la entidad y que además no tuviera que renunciar a una consultora, y que tampoco CORFO del nivel central se hiciera cargo de la fiscalización de proyectos regionales. Y queda una pregunta aún más inquietante en el aire: ¿qué intereses podría haber tenido la intendenta para, incluso rozando lo irregular, jugarse por el nombramiento específico de esta persona?… con el historial de Corfo Tarapacá, nada parece imposible.

 

El Independiente

 

 

Compartir:

*

*

Arriba