Los delitos por los que investigan a Luis “pipo” Guzmán… uno de los operadores clave de Rossi

 

Contraloría Regional acreditó irregularidades en la ejecución de dos programas CORFO que alcanzaban casi mil millones de pesos el año 2015. Ordena restitución de fondos, sumarios administrativos, ampliar auditorias para años 2013 y 2014 y lo más relevante, considera que estas irregularidades podrían ser constitutivas de delitos por lo que indica enviar todos los antecedentes al Ministerio Público.

 

 

La Contraloría Regional de Tarapacá, en su informe N° 1.273/2015 -del 26 de enero de 2016-, dio luz verde para que el Ministerio Público indague las presuntas  irregularidades cometidas por la Dirección Regional de CORFO Tarapacá (Corporación de Fomento de la Producción), encabezada por Luis Guzmán, en los programas denominados “Apoyo a la Inversión Productiva para la Reactivación”, (IPRO) y el de “Bonificación a la Compra de Bienes de Capital para Zonas Extremas”(Bonificación DFL 15).

 

La entidad deberá reintegrar más de $28.000.000 por pagos irregulares entregados a beneficiarios de los programas “Apoyo a la Inversión Productiva para la Reactivación”, (IPRO) y el de “Bonificación a la Compra de Bienes de Capital para Zonas Extremas”. Se trata de una sanción que afecta a uno de los operadores políticos del senador, Fulvio Rossi, quien es parte de su círculo de amigos y quien, a través de un WhatsApp reconoció, en 2015, que varias de las autoridades de la zona no están en sus cargos por mérito profesional, sino gracias a la ayuda del parlamentario cuestionado por sus nexos con SQM, en el financiamiento irregular de campañas políticas.

 

La resolución del organismo regional impacta, directamente, en el corazón del círculo de amigos del senador, Fulvio Rossi -con militancia congelada en el PS por sus nexos con SQM-. Esto, porque Luis Guzmán (PS) es uno de los principales operadores políticos del parlamentario en la Primera Región y tiene un historial de comportamiento y declaraciones que han sido cuestionadas en la zona, actuaciones que incluso atentan contra la probidad administrativa. Recordemos, por ejemplo, que en 2015, en el WhatsApp del grupo “PS Recargado”, creado por el senador, Fulvio Rossi, el director de CORFO Tarapacá, en uno de los mensajes en los que se hacía referencia a la Marcha de los Indignados, realizada en Iquique, dijo: esos no son indignados, son aweonaos“.

 

guzman aweonaos

 

A esas palabras nada de sutiles ni propias de alguien que ostenta un cargo público, se agrega otro comentario del mismo Director de CORFO Tarapacá, escrito el 15 de abril de 2015, en el que señaló: “Completamente de acuerdo compañero, definitivamente son muy pocos los que se han ocupado de fortalecer y defender la imagen obra pública del senador (Fulvio Rossi) e IRT (Intendente Regional de Tarapacá), recordemos que gracias a ambos, cada uno de nosotros estamos en nuestro cargo (¿o se creen técnicos o es por sus CV?), insistir en que el compromiso con ambos se demuestra con trabajo en terreno o con la gente…”.

 

guzman no están x su CV

 

Hay que tener presente que los dichos de Guzmán y del resto de los integrantes del WhatsApp grupal -utilizando aparatos móviles fiscales- fueron objeto de una indagatoria por parte de la Contraloría Regional de Tarapacá, instancia que en el Informe de Investigación Especial N° 875 de 2015, sobre eventuales faltas a la probidad de servidores públicos del Gobierno Regional de Tarapacá, llegó a una categórica conclusión: “cometieron faltas graves a la probidad pública y se ordena el inicio de un procedimiento disciplinario para establecer responsabilidades administrativas.” Procedimiento sumarial que aún está en desarrollo.

 

Denuncia contra CORFO Tarapacá

 

Los cuestionamientos a CORFO Tarapacá surgieron con la denuncia presentada por el diputado (PC), Hugo Gutiérrez sobre presuntas irregularidades en los procedimientos utilizados en la adjudicación de dos programas: 1) Programa de Apoyo a la Inversión Productiva para la Reactivación (IPRO)  y 2) Bonificación a Compra de Bienes de Capital para Zonas Extremas (DFL 15), y cuya responsabilidad en la entrega de los recursos corresponde a CORFO.

 

La Contraloría Regional, tras conocer los antecedentes, hizo una auditoría a los programas en cuestión, aprobados para el período 2015. Sus conclusiones son graves, comprueba irregularidades en la asignación, fondos mal habidos y pagos dobles. Todo en un contexto de graves y generalizadas deficiencias de control por parte de CORFO Tarapacá, lo que debilita la eficacia de los procedimientos para el manejo de los recursos. El dato no es menor, porque el control es una garantía de responsabilidad del director de la entidad, en este caso, Luis Guzmán, que en este caso queda claro que no se ajustó a las responsabilidades fijadas en el desempeño del cargo.

 

Cuando se habla de los recursos que ambos programas implican, hay que señalar que no son menores, todo lo contrario. En el caso del Programa IPRO, los dineros ascienden a $ 208.098.083 y a $ 759.596.424 para la iniciativa de Bonificación a los bienes de capital en las zonas extremas, cifras que en total suman $967.694.507.

 

Casi mil millones de pesos en dos programas concursables ejecutados por Corfo Tarapacá, ejecución que Contraloría Regional considera con irregularidades y que debido a la gravedad de los hechos señala: “Además, corresponde que esa autoridad de CORFO materialice la denuncia del caso ante el Ministerio Público, atendido que la irregularidad detectada pudiere revestir el carácter de delito, …”

 

De acuerdo a la denuncia presentada por el diputado, Hugo Gutiérrez, el 16 de diciembre de 2014, la Dirección Regional de CORFO Tarapacá publicó el listado de beneficiarios y montos de los subsidios del Programa IPRO, mientras que el  27 de marzo de 2015, publicó la nómina de beneficiarios del Programa DFL 15. ¿Cuál es el problema concreto? La respuesta está en los mecanismos empleados por la institución que dirige, Luis Guzmán, ya que se seleccionó y bonificó a un mismo grupo relacionado que con distintas razones sociales participó en ambos concursos para adjudicarse los programas, además, de una seguidilla de otras irregularidades que fueron confirmadas por la Contraloría Regional de Tarapacá.

 

Según plantea el diputado Gutiérrez en su denuncia, “se utilizaron razones sociales diferentes para poder adjudicarse mayores subsidios de fondos públicos, pero lo llamativo es que la Dirección Regional de CORFO no se percató de este hecho, siendo que ambos programas se adjudicaron con tres meses de diferencia (diciembre y marzo) y, aún más impactante es que los responsables legales de las empresas eran las mismas personas”.

 

Es importante señalar que los hechos que fueron indagados por la Contraloría Regional involucrarían, en la práctica, una transgresión a la fe pública. Esto, porque más de 90 empresas de la Primera Región postularon a estos dos programas públicos y la selección realizada habría beneficiado a un grupo en particular. Aquí, cabe hacerse algunas preguntas: ¿cuál es la responsabilidad administrativa de los funcionarios de la Dirección Regional CORFO Tarapacá que, se supone, tienen a su cargo la evaluación técnica de los proyectos?, ¿qué sucede con la responsabilidad administrativa del director regional de CORFO?

 

Estas preguntas son válidas de plantearse, considerando que los directivos y funcionarios de CORFO tienen el deber de dar observancia al principio de probidad administrativa, según el Artículo 8° de la Constitución y desarrollado en el Título III de la Ley N° 18.575 Orgánica Constitucional de Bases Generales de la Administración del Estado.

 

El diputado, Hugo Gutiérrez aseguró a EL INDEPENDIENTE, que “Luis Guzmán fue puesto en su cargo de Director Regional de CORFO Tarapacá por su amigo íntimo, Fulvio Rossi. De este hecho, se da cuenta en el publicitado WhatsApp “PS Recargado”. El parlamentario del Partido Comunista agrega: “Tengo la certeza que todas las irregularidades detectadas por la Contraloría en CORFO también son de cargo de Rossi”.

 

 

Conclusiones de la Contraloría

 

Una de las conclusiones más radicales de la Contraloría Regional de Tarapacá es que por el pago de proyectos bonificados en años anteriores, el reintegro que deberá hacer el organismo que dirigía Luis Guzmán, asciende a $ 25.134.556.- y que por el incumplimiento del período de inversión de los proyectos, CORFO deberá reintegrar los dineros pagados indebidamente por la suma de $ 2.433.258.-

 

El organismo regional detectó que algunas facturas presentadas por los beneficiarios a CORFO, no fueron verificadas en cuanto a la validez del timbre y autorización del Servicio de Impuestos Internos, lo que, en la práctica, al no corroborarse, permitiría que se rindan gastos con documentación falsa. También se detectaron falta de mecanismos de control sobre documentos rendidos -facturas, certificados u otros documentos originales- y su correspondiente inutilización, para evitar que los antecedentes se volvieran a presentar por parte de los mismos beneficiarios.

 

La entidad fiscalizadora determinó junto al incumplimiento del período de inversión de los proyectos, la inexistencia por parte de CORFO de una base de datos con información histórica de las bonificaciones otorgadas a las empresas, con el detalle de las facturas, certificados u otros antecedentes que, en su oportunidad, sirvieron, precisamente, para la entrega del beneficio, lo que impide verificar que se otorgue un subsidio dos veces a una misma empresa. En la práctica, esto sí ocurrió.

 

Asimismo, se detectaron errores en el registro de RUT de algunos beneficiarios y el incumplimiento de las bases de postulación. Junto a esto, se constataron casos de falta de control en la autorización del pago de la bonificación, las que resultaron improcedentes. Sobre este último punto, la Contraloría indicó: a la CORFO le corresponde estudiar y resolver las solicitudes de bonificación presentadas en las postulaciones yel Director Regional de esa corporación debe informar, oportunamente, al Tesorero Regional sobre las bonificaciones o anticipos cuyo cobro sea procedente, así como también la pertinencia del cobro.    

 

En el caso del Programa Apoyo a la Inversión Productiva para la Reactivación (IPRO), entre las principales conclusiones destacan: falta de antecedentes que permitan verificar la documentación contable.

 

En cuanto al cumplimiento de los hitos de avance establecidos por el propio Director Regional de CORFO, se confirmó que de un total de 11 empresas que resultaron beneficiadas en el concurso y que se encontraban vigentes a la fecha de cumplimiento de los hitos, cinco de ellas no presentaron rendición de la inversión productiva, dentro del plazo fijado.

 

La lista de anomalías suma y sigue: falta de acreditación de supervisión de los proyectos, atrasos en la rendición de cuentas por parte de los beneficiarios del subsidio e incumplimiento de los plazos de entrega de informes tanto técnicos como financieros.

 

Como conclusión, la Contraloría Regional considera que existieron irregularidades en la adjudicación de estos programas y considera que las mismas pueden ser constitutivas de delito, por lo que indica que la dirección regional de CORFO envíe todos los antecedentes al ministerio Público, además ordena reintegrar fondos mal habidos por casi $ 26 millones de pesos y también ordena iniciar una auditoría a la ejecución de estos mismos programas para los años 2013 y 2014.

 

Sobre lo concluido y dada la naturaleza de lo observado y teniendo presente que en las situaciones señaladas existe participación de CORFO, Intendencia Regional y Tesorería Regional, la Contraloría procederá a iniciar un proceso sumarial, con el fin de determinar las responsabilidades correspondientes.

 

Ver informe completo de la Contraloría

 

Por: EL INDEPENDIENTE

 

Compartir:

Artículos relacionados

Un Comentario;

  1. JSB dijo:

    En este caso, y dados los montos involucrados: ¿No se extiende la responsabilidad sobre Eduardo Bitran, que es a su vez Vicepresidente del Consejo y Vicepresidente Ejecutivo de Corfo? No hay menciones sobre él. ¿Y si no es así: ¿a quién le rinden cuentas los directores regionales, en este caso específico, Luis Guzmán?
    ¿O se sigue cortando por lo más delgado?

*

*

Arriba