Rodrigo Peñailillo: el último protegido del Servicio de Impuestos Internos (SII)

El ex Ministro del Interior declaró por primera vez el 17 de junio de 2015 y aunque se le vincula con el financiamiento irregular de la segunda campaña de Bachelet, el SII aún no se ha querellado en su contra.

 

Fue una de las jóvenes promesas de su generación política, el brazo derecho de la Presidenta, Michelle Bachelet, su hombre de confianza y quien en su primera administración y en la fase inicial de la segunda gestión de la Mandataria, le ayudaba a tomar decisiones, la orientaba y mantenía en fila y ordenados a los Ministros del Gabinete. Todas esas características reflejan el rol que, poco a poco y con los años, fue adquiriendo Rodrigo Peñailillo al lado de la Mandataria y utilizamos el verbo en pasado, porque de todo eso, ya na queda nada.

Hoy, en cambio, Rodrigo Peñailillo no lidera el círculo de hierro de la Presidenta, no se reúnen ni hablan por teléfono como en sus mejores momentos como dupla y perdió el control que tuvo sobre el llamado grupo G90, profesionales que eran sus amigos, sin mayor trayectoria ni peso político y a quienes logró instalar en varios cargos estratégicos dentro de La Moneda y en regiones. El propósito de ese grupo era, en palabras simples, arrasar con la llamada vieja guardia de la ex Concertación y ocupar esos espacios de poder.

Lo que sí este ingeniero comercial del sur del país ha logrado mantener, es ser uno de los últimos protegidos del Servicio de Impuestos Internos (SII) y las pruebas, sólo para recordarlas, están a la vista: después de un año, el organismo público, no ha presentado una querella en contra de Peñailillo, quien junto al operador político, Giorgio Martelli (querellado por el SII), habrían conseguido aportes irregulares de SQM para financiar la pre-campaña de la, entonces, presidenta de ONU Mujeres para que retornara a Chile y compitiera por el sillón presidencial.

A tal nivel, llegaron en su momento, los cuestionamientos y los dardos contra el Ministro del Interior y sus nexos con Giorgio Martelli y el “trabajo” de recaudar dineros para levantar la plataforma de la segunda campaña a La Moneda de Bachelet, que le costó su salida del Gobierno. Sin embargo y aunque ha prestado declaración ante el Ministerio Público, hasta ahora, no hay ningún pronunciamiento concreto sobre su actuación y hasta quedó, al parecer, en el olvido la denuncia del ex Subdirector Jurídico del SII, Cristián Vargas, quien aseguró que hubo presiones del Ministerio del Interior -cuando Peñailillo estaba a la cabeza- para que no prosperara una eventual investigación en su contra.

Es curioso, según advierten a EL MURO fuentes internas del SII y del propio Ministerio Público, la buena suerte que ha corrido el ex casi hijo de la Presidenta Bachelet, porque antecedentes para ser indagados en su contra los hay, pero “que eso no lo haga el Servicio de Impuestos Internos o lo haga con dilación, con una calma exagerada, es otro asunto”. Respecto, precisamente, de la información que se conoce acerca de los pasos de Rodrigo Peñailillo en el período previo a la anunciada y oficial campaña de la actual Jefa de Estado, hay que traer a la memoria para ir entendiendo los hechos y cómo estos va configurando la historia, que en su declaración, Giorgio Martelli -operador y recaudador de fondos para la pre-campaña de Bachelet-, afirmó que fue contactado por Rodrigo Peñailillo y por el entonces presidente de Enersis y antiguo militante del PPD, Jorge Rosenblut para crear la sociedad Asesorías y Negocios Spa con el fin de financiar a varios militantes de la Nueva Mayoría.

AyN emitió facturas a la filial de Soquimich SQM Salar por más de $220 millones, también a Celco por $151 millones y a Copec por $57 millones, ambas controladas por el grupo Angelini. A esta situación, se suma otro aspecto que continúa sin ser aclarado: los tres informes, por un total de $16.000.000 en 2012 que Rodrigo Peñailillo elaboró para AyN, bajo los títulos: ”Crisis Económica Internacional: consecuencias y medidas en la Unión Europea”, “Flexibilidad Laboral en la Unión Europea” y “Las políticas ante la crisis en el Reino Unido”. Además, la Fiscalía indaga el financiamiento que Martelli realizó de tres vuelos que el ex ministro efectuó a Nueva York, antes de que Bachelet retornara a Chile, en marzo de 2013, para asumir su campaña presidencial.

En la actualidad, Rodrigo Peñailillo cumple labores en FLACSO, organismo internacional que mantiene sede en Chile y que se dedica a materias de investigación en el área educacional. En las declaraciones que ha debido entregar en calidad de imputado en el Ministerio Público (la primera el 17 de junio de 2015), según señalan fuentes cercanas a la investigación, cada vez que se le ha preguntado si es que la actual Presidenta, Bachelet estaba al tanto y conocía el mecanismo de financiamiento de la llamada pre campaña, habría señalado que: “Sobre asuntos políticos que no tienen relación directa con la investigación, prefiero no pronunciarme” .

Cuando se habla de Peñailillo hay que señalar que todo el conflicto de interés en el que aparece envuelto también fue un dolor de cabeza dentro del Partido por la Democracia (PPD), colectividad en la que milita, donde hubo voces que, en una primera etapa, simplemente le dieron vuelta la espalda como es el caso del presidente del sector, el senador Jaime Quintana, el mismo que, después, debido a la presión interna en el Partido por la Democracia tuvo que cambiar sus dichos. En este sentido, traigamos a colación lo que dijo Quintana y su otra frase forzada. “EPPD no puede hacerse cargo de lo que hagan sus militantes” y, luego, modificó esa idea por: “El rol que tuvo Rodrigo Peñailillo, que no sólo hemos valorado, sino que defendido y creemos que es injusto apuntar a que Rodrigo Peñailillo se hubiese arrancado con los tarros, hubiese tomado el nombre de la Presidenta Bachelet”, agregando que “esa sola insinuación es completamente injusta, porque él lo que pensó fueron acciones políticas absolutamente necesarias para que, finalmente, junto al tremendo liderazgo de la Presidenta Bachelet y su proyecto político, tuviéramos un Gobierno”.

Peñailillo, el mantel que arrastraría

Cabe consignar que el 16 de junio de 2015, EL MURO publicó un artículo en el que se daba cuenta que dentro del PPD se estaba sintiendo la preocupación por el mantel que pueda arrastrar Rodrigo Peñailillo en el marco de los interrogatorios a los que ha sido sometido en el caso SQM.

Aquí cabe hacerse unas preguntas, ¿será acaso el mantel que, eventualmente, pueda arrastrar Peñailillo lo que frenaría al Servicio de Impuestos Internos y, hasta ahora, evitar y prolongar una querella en su contra?, ¿cómo se explica que durante meses, el sureño ingeniero comercial se mantenga resguardado, mientras dentro del SII ha habido hasta cambios de criterios a la hora de iniciar querellas, antes eran en contra de todos quienes resulten responsables, hoy nominativas, es decir, con nombre y apellido?

Fuentes internas del Ministerio Público aseguran a EL MURO que “él (Rodrigo Peñailillo) empezó a buscar fuerza y unidad para llevar a Michelle Bachelet al poder nuevamente. ¿Cómo financió sus viajes a Nueva York? Evidentemente, no quieren tocar a Rodrigo Peñailillo, ésa es la instrucción ¡no tocarlo!, porque si no, te empiezas a meter en el círculo de la Presidenta. No hay otra explicación contundente”.

La misma fuente sostiene que “estamos observando cómo, lamentablemente, existe una vara para algunos y, para otros, se aplica una distinta. Esa instrucción de mantener tranquilo a Peñailillo, de cuidarlo lo que más se pueda, viene del propio Gobierno y, en particular, de la Subsecretaría del Interior” (repartición que, recordemos, está a cargo del PPD, Mahmud Aleuy, quien es cercano a Peñailillo y a la propia Bachelet).

Otra interrogante que surge a la hora de entender por qué el SII no se ha querellado en contra de Peñailillo, es la siguiente:¿será, acaso que se estaría buscando que los plazos prescriban para así no tener que llegar al ex hombre de confianza de Bachelet? La respuesta la entrega una fuente interna del SII: “Si se lleva más de un año es tiempo suficiente para tomar una determinación y no se ha querellado, es porque no tienen la autorización del Gobierno para hacerlo. En tantos meses que han transcurrido, le aplicas una sanción pecuniaria a ese contribuyente o, lisa y llanamente te querellas o archivas los antecedentes, eso puede hacer el director del Servicio de Impuestos Internos”. Añade, “lo que no corresponde hacer por parte del Servicio de Impuestos Internos que era una entidad técnica y profesionalmente reconocida y que, ahora, miran como un organismo político y mandado por el Gobierno, es seguir dilatando la presentación de querellas. Es impresentable este panorama de abierta protección a unos pocos y que desde el punto de vista jurídico, no se entiende”.

Fuente: El Muro | por : Daisy Castillo Triviños

Foto: Agencia Uno

Compartir:

*

*

Arriba