26 de Julio. Día de Rebeldía, de Homenaje, y de Alegría.

Este próximo 26 de julio se conmemora el 63 aniversario del asalto a los cuarteles  “Moncada“ de Santiago de Cuba  y “Carlos Manuel de Céspedes” de Bayamo. Fecha que indudablemente marca un salto fundamental en la historia de Cuba y que marca necesariamente el inicio de una nueva etapa  dentro del proceso  de lucha por la independencia definitiva de esta heroica y hermana Isla de Cuba.

 

Sabido es que 5 años, 5 meses y 5 días después, el 1 de enero de 1959, triunfa  la Revolución  encabezada por el  Ejército Rebelde, el Movimiento 26 de julio y liderado por Fidel Castro. Derrotado el ejército del dictador Fulgencio Batista se lleva adelante el llamado “Programa del Moncada”  contenido dentro del conocido alegato de Fidel,  “La Historia me Absolverá”.  Un programa para acabar con toda la ignominia a que estaba sometido el pueblo cubano: pobreza, hambre, miseria, desempleo, desigualdades y todo tipo de injusticias.

 

Ese 26 de julio de 1953 fue un día heroico cuando un  grupo de revolucionarios al mando de Fidel, jóvenes en su gran mayoría, decidieron realizar esta acción cuyo autor intelectual fue el “Apóstol José Martí”, que no debía volver a morir en el año de su centenario.  El Asalto al Moncada fue una derrota militar, allí se derramó la  sangre generosa de una gran parte de estos jóvenes, muy pocos fueron muertos en combate, la mayoría fueron apresados y ultimados, algunos después de horribles torturas.

 

Así, este día pasa a ser el “Día de la Rebeldía Nacional”, los mártires no cayeron en vano fueron semillas de la grandeza de esta Revolución que lleva adelante todo un proceso  social de bienestar para  el pueblo cubano y exhibe dignamente logros incomparables en educación, salud, en atención a la madre y al niño, al adulto mayor, en deportes  y en lo más preciado de otros pueblos, su espíritu solidario, de amistad y lealtad a los principios más humanos.

 

Lo interesante y complicado de entender es que este 26 de julio, además de ser un día para recordar y dar el justo homenaje a los mártires y héroes caídos en esta acción y las posteriores batallas ha devenido también en el “día más alegre de la historia”.

 

Los cubanos recuerdan con agradecimiento estas acciones y a pesar de que en este asalto cayeron muchos jóvenes revolucionarios hoy se les recuerda también con alegría, con fiesta y jubilo. El pueblo cubano los recuerda y celebra en cada barrio, en cada cuadra, en cada Comité de Defensa de la Revolución, CDR. En cada municipio o localidad se programan espectáculos públicos donde señorea la música puramente cubana. Desde  1976, se estableció que los días 25, 26 y 27 de julio son festivos.  Santiago de Cuba, la Ciudad Rebelde  y cuna de la Revolución, es protagonista de los mayores festejos incluido su famoso  Carnaval.

 

La celebración es motivo también de una fuerte contienda entre los gobiernos provinciales, en el orden económico y social, en obtener mejores resultados, mejorar sus indicadores y aportes a la economía nacional y al bienestar de su población  y todo esto en función de lograr ser la sede del acto nacional de esta conmemoración. Esta batalla es regida por el principio de que “Siempre es 26”. Este año 2016,  en que el país se encuentra inmerso en grandes esfuerzos por llevar adelante  la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista y el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030,  ha sido galardonada al efecto la provincia Sancti Spiritus.

Bueno, así es de “extraño” podríamos decir, pero mejor decir particular, el espíritu del cubano, rebelde, hermano, irreverente, sincero, siempre alegre y fiestero, pero leal y consecuente a su historia y por ello sigue y seguirá cantando que el  “El 26 es el día más alegre de la historia” y que “A los héroes, se les recuerda sin llanto, se les recuerda en los brazos, se les recuerda en la tierra;  que hace pensar que no han muerto al final, y que viven allí donde haya un hombre presto a luchar, a continuar”.

Creemos que, a fin de cuentas, es también un digno ejemplo para nuestros pueblos latinoamericanos, para nuestras luchas, para nuestros héroes y mártires,  para nuestra historia que muchas veces es solo una fecha o una estatua o monumento a visitar. Este ejemplo marca la impronta de que la historia es vida y está viva en la gente y se escribe día a día y que aquí, el cubano, valora grandemente la libertad e independencia conquistada, procesos irreversibles dado la decisión de seguir adelante aunque en ello les cueste  la vida, y no es por gusto el  grito de “Patria o Muerte, Venceremos”.

 

“GLORIA ETERNA  A LOS MARTIRES Y HEROES DEL 26 DE JULIO”

“SIEMPRE ES 26”

 

 

Dr. Alex Soza Orellana

Chileno, Iquiqueño. Residente en Cuba.

La Habana 20 de Julio del 2016.

 

Compartir:

*

*

Arriba