Más de un millón de personas en todo el país marcharon por NO+AFPS

La marcha del 24 de julio de 2016 marcará un antes y un después en la política  chilena: no cabe duda de que el actual sistema a de pensiones y sus alternativas de reemplazo, en especial un sistema solidario, definirá el clivaje entre las fuerzas políticas en disputa electoral, tanto en las municipales de octubre del presente año, como en las presidenciales de 2017.

En Chile no existe un sistema de pensiones, sino de “ahorro forzoso”, como lo sostiene el economista Manuel Riesco: el sistema no está pensado para dispensar pensiones a los adultos mayores sino, fundamentalmente, para reforzar el sistema financiero chileno. Con el dinero individual aportado por los trabajadores, en cuentas llamadas “personales”, las distintas AFPs compran acciones de las más grandes empresas nacionales y extranjeras y, como los capitalistas creen que los chilenos son idiotas o retardados mentales, tratan de convencerlos que son dueños de un alto porcentaje de acciones de Cencosud, de la papelera, de Falabella, de LATAM o de la Polar, sumado a los diez principales bancos de Chile; como si lo anterior fuera poco, se agregan también las empresas y bancos extranjeros, entre ellas, General Motors, General Eletric y otros “Generales”.

Los cotizantes de las AFPs no tienen ninguna participación  en los directorios de empresas coludidas o de cuestionable ética, como  en La Polar, en SQM o en Cencosud, mucho menos, creerse partícipe de un banco y de recibir un crédito con intereses no usureros – de seguro, le cobrarían normalmente más de un 40%, y  no se le vaya a ocurrir la peregrina idea de imitar a la nuera de la Presidente y pedir una entrevista, por ejemplo, con don Andrónico -.

Un cálculo de Manuel Riesco  concluye que de cada cuatro pesos, sólo uno va a la cuenta de ahorro personal para la jubilación de cada cotizante; los tres pesos restantes son utilizados por las AFPs para pagar los abultados sueldos de sus ejecutivos, de consejeros financieros – buenos para para jugar a la ruleta – y el resto, para comprar acciones en el sistema financiero. Un alto porcentaje de transacciones en la Bolsa de Comercio pertenecen a las Compañías de las cuales son accionistas los dueños de AFPs; así, “el ciudadano chileno es el gran financista de este país de casino: juegan con su plata y, además usted tiene que mantenerse callado y aceptar que le roben el 13% de su sueldo, que los ludópatas de las AFPs lo jugarán a su arbitrio.

Cabe la pregunta de “Humbertito”, Cristián García Huidobro – aquel personaje de la televisión que se hiciera famoso representando al ingenuo -¿por qué si las AFPs practican a diario el robo a los ciudadanos, aún continúan operando a sus anchas? La respuesta: se compraron a todos los políticos y, siguiendo el consejo de los financistas, diversificaron la inversión – colocaron el dinero en varias canastas -. (No olvidemos que José Antonio Viera-Gallo y la ahora ministra de Trabajo, Ximena Rincón, fueron invitados a ser parte del directorio de la AFP HABITAT).

Los Ciudadanos, convertidos en consumidores, posiblemente, en las próximas elecciones, es muy posible que sigan votando en contra de sí mismos y elijan al más pillo de entre los pillos como Presidente de la  República y rey de Chile. Baste calibrar que el máximo representante de las AFPs, Rodrigo Pérez Mackenna – no es un Ratón Pérez cualquiera – se convertiría en uno de los personajes principales actores del nuevo gobierno de los gerentes – y gerontes (Sebastián Piñera) – llevado al poder por la tontería de muchos de los electores, que siempre van a tropezar varias veces con la misma piedra -.

El miedo es un instrumento muy útil para espantar ingenuos: se nos dice que de desaparecer las AFPs se destruiría el sistema financiero y,  por consiguiente, no habría ni pan, ni té, lo cual es una falacia, desde todos los puntos de vista, pues está probado que el sistema solidario estaría financiado, según las investigaciones llevadas a cabo por la Fundación SOL, hasta el año 2065.(informe a la comisión Bravo)

Se nos dice que los jóvenes trabajadores no podrán financiar las pensiones de los pasivos, lo que es, según Riesco, una completa falsedad pues, actualmente, los activos financian un medio de pasivo, es decir, los trabajadores en ejercicio financian a  medio adulto mayor.

Se nos dice que los sueldos en Chile son muy bajos ($400.000 como sueldo promedio), pero a la derecha no le preocupó en lo mínimo que estos sueldos fueran tan miserables, pero ahora utiliza este argumento para defender sus negociados, que se lleva a cabo a diario con el dinero de los cotizantes de las AFPs.

¿Qué proponen estos “misioneros” del neoliberalismo?

En primer lugar, que las mujeres esperen para jubilar cinco años más – de los sesenta actual, a los sesenta y cinco años – así tendrían las AFPs para seguir invirtiendo en las grandes empresas.

En segundo lugar, piden que se rebaje aún más el monto de las pensiones, pues los viejos, actualmente, se niegan a morir – no lo dicen abiertamente, pero no sería mala idea para ellos un suicidio colectivo, una especie de solución final para que a los adultos mayores no se les ocurra la idea de vivir más allá de los 80 años; la verdad es que ser pobre viejo y solo es equivalente a paria en este país del Sagrado Corazón -.

En tercer lugar, justifican las bajas pensiones a causa de la inestabilidad laboral, que deja muchos vacíos en las cotizaciones. Para solucionar este impasse, plantean que el Leviatán – El Estado – al que tanto odian menosprecian, actúe como ogro filantrópico y tenga la buena voluntad de tapar estos hoyos previsionales.

En cuarto lugar, proponen aumentan el pilar solidario, que ya abarca el 80% del millón de pensionados, lo que hace que este sistema de ahorro forzado e individual sea financiado por el Estado. De nuevo, el dinero de los impuestos, entre ellos su principal, el IVA, sirve para enriquecer a las AFPs, los bancos y las grandes empresas, tanto nacionales como internacionales. Llamar a esta maraña democracia es una exageración.

En quinto lugar, la famosa AFP estatal, que sólo serviría para introducir al fisco en el sistema de capitalización individual, es decir, legitimar el sistema con la bendición del ogro filantrópico. ¿Qué podría ganar el cotizante con una AFP estatal? Solamente la rebaja en las cotizaciones que, actualmente, en las AFPs privadas, alcanza un promedio de 1,5% a costa del cotizante para que jueguen con su plata ahorrada; la más barata es la AFP MODELO, que cobra 0,5%. Supongamos que una AFP estatal cobrara un 0,25%; el ahorro para el cotizante es mínimo, pues sólo bajaría de 13% al 12,75%. La AFP estatal sólo es una buena salida para los políticos “gatopardistas”: daría la sensación de cambio a los millones de indignados ciudadanos, y seguiría cooptando a los incautos que, desafortunadamente, son la mayoría.

Es evidente que este sistema, impuesto por el hermano del ex Presidente Sebastián Piñera, José, a punta de bayoneta,  tortura y terror blanco, ha traicionado su promesa: ofreció un beneficio de un 75% de tasa de reemplazo, es decir, del último sueldo del cotizante, pero en la realidad esta tasa es del 30% hacia abajo. También les dijo a los trabajadores que se convertirían en accionistas de las grandes empresas, lo que una burda mentira.

Como los militares no son tontos, sobre todo en asuntos de dinero, los mantuvieron con el sistema de reparto que, en este caso, es financiado por todos los chilenos.

Los empresarios, entre ellos José Ramón Valente, quien declaró que no ha cotizado nunca en las AFPs, pues juega su plata a su gusto en el sistema financiero y, como es bien vivo, capta que hoy por hoy no es bueno invertir en acciones riesgosas.

Un camino “reformista” para quebrar las AFPs sería que, disciplinadamente, todos los cotizantes se cambiaran al fondo E, compuesto principalmente por bonos, lo que impediría que los dueños de esta industria pudieran seguir comprando acciones de las grandes y bancos, que no sólo son nacionales, sino también internacionales.

AFP  en cifras    

Ingreso Total cotizaciones de los afiliados  AFP 6.5billones de  pesos
% PIB 60 %
Pago de pensiones  AFP 1 billon de pesos
Aporte  del Estado 1,5 Billones de pesos
Sobra para repartir en un sistema solidario 4 billones de pesos
Actual reforma tributaria Solo el 3 % del PIB
Pensión promedio 185 mil pesos
Porcentaje del último  sueldo 30  %

 

10 BANCOS QUE OPERAN EN CHILE DONDE INVIERTEN LA AFP
Banco Controlador Total pesos Total dólares
BANCO DE CHILE LUKSIC 3.996.189.830.000 6.023.800.000
BANCO DEL ESTADO CHILE 3.433.938.040.000 5.176.270.000
CORBANCA ITAU SAIEH 2.440.536.670.000 3.678.830.000
SCOTIABANK SCOTTIA CANADÁ 1.814,099.650.000 2.734.550.000
BBVA GRUPO BBVA ESPAÑA 1,633.580.820,000 2,250.930.000
BANCO SECCURTY SILVA PEÑAFIEL 713.766.480.000 1,075.920.000
CONSORCIO FERNANDEZ GARCES 182.521.610.000 275.130.000
BCI YARUR 2,080.797.110.OOO 3.116.560.000
SANTANDER GRUPO SANTANDER ESPAÑA 3 374.450.340.000 5.011.270.000
BICE MATTE 1.002.531.516.000 1 511..200.000
TOTAL 20.621.412.060.000 31.024.420.000

Fundación SOL

Pensión básica 87.0000
Sueldo promedio 400.000
Aporte solidario  de las FFAA 10% del fondo
Aporte del estado al sistema previsional de las FFAA 90%
El Fisco paga Pensiones De 5 Millones y más
Cotizantes al sistema de AFP 4.000.000
Jubilados 1.000.000

 

Con los 4 billones de pesos se pueden multiplicar por 4 las pensiones aumentando el poder  adquisitivo de un millón de consumidores por 4
Chile puede  seguir invirtiendo en fondo de pensiones en dólares año a año un seguro por decenios

por Rafael Gumucio Rivas, padre.

Fuentes: Economista Manuel  Riesco | Fundación SOL |RICARDO HORMAZABAL

Compartir:

*

*

Arriba