Senador Rossi ofrece atención médica en bus itinerante sin autorización de Servicio de Salud

 

Durante semanas, el operativo móvil está funcionando sin tener la autorización del Ministerio de Salud. Además, solicitó que no le cobraran el permiso por ser una institución “sin fines de lucro”.

El pasado 18 de junio, el senador Fulvio Rossi comenzó a dar rienda suelta a su estrategia política para re-posicionarse, tras los cuestionamientos por sus vínculos con la minera metálica SQM. Ese día, comenzó, por ejemplo, a operar un bus itinerante que ofrece a la población de Iquique asistencia dental y otras prestaciones primarias. De esta manera, partió su campaña para volver a ser reelecto senador por la Región de Arica, Parinacota y Tarapacá.

Utilizando el eslogan “Doctor Rossi” se publicita el bus, en cuyo frontis también figura el nombre de la Fundación Casa Abierta, entidad que el parlamentario preside y que no ha estado exenta de polémica, ya que ha sido cuestionada y denunciada ante la Contraloría de Tarapacá por financiarse, presuntamente, con fondos públicos, pese a ser una institución privada sin fines de lucro. El problema que ha surgido, ahora, en relación al bus que brinda atención médico-dental, es que no cuenta con la autorización sanitaria de la Secretaría Regional Ministerial de Salud de la Región de Tarapacá, de manera, entonces, que se están vulnerando las normas que regulan las atenciones médicas que tienen que brindarse bajo determinadas condiciones.

EL MURO accedió al documento presentado por el amigo, gerente y representante legal de la Corporación Casa Abierta,Fernando Donoso, con fecha 30 de junio de 2016, a Patricia Ramírez, Secretaria Regional Ministerial de Salud de la Región de Tarapacá. En la presentación, Donoso plantea, en forma textual, lo siguiente: “Acudo a usted para que tenga a bien autorizar el funcionamiento de una sala de procedimiento médico dental, a través de un bus itinerante acondicionado, cumpliendo las exigencias contempladas en el Decreto N° 283 de 1997 (modificado por los Decretos 141/05, 227/05 y 113/10) Reglamento sobre Salas de Procedimientos y Pabellones de Cirugía Menor del Ministerio de Salud”.

En el mismo documento, el gerente de la Corporación Casa Abierta señala que dicha entidad “es una corporación sin fines de lucro y quiere aportar a la promoción de la salud pública preventiva disponiendo de este bus médico-dental con un equipo profesional y humano que acerque la salud a las poblaciones de nuestras comunas y a las diversas localidades de nuestra Región de Tarapacá”. Se agrega que “la dirección técnica del bus médico estará a cargo del doctor, Fulvio Rossi Ciocca”.

Lo que establece la normativa

Cabe señalar que el Reglamento sobre Salas de Procedimientos y Pabellones de Cirugía Menor, expresamente en el Artículo 3º señala que “las solicitudes de autorización de instalación y funcionamiento deberán ser presentadas al Secretario Regional Ministerial de Salud en cuyo territorio se encuentre ubicada la sala de procedimientos”. Asimismo, el Artículo N° 18 fija que “las Salas de Procedimientos y Pabellones de Cirugía Menor estarán sujetos a las visitas de control de la autoridad sanitaria. Para estos fines, ambos establecimientos deberán mantener un libro para inspecciones sanitarias; otro, de sugerencias y reclamos, uno para registros de procedimientos e intervenciones de cirugía menor, en su caso, foliados y autorizados por el Servicio de Salud correspondiente y los requeridos para dar cumplimiento a lo señalado en el inciso 2º del Artículo N° 16, de este reglamento”.

En tanto, el Artículo N° 19 estipula que “corresponderá a la Secretaría Regional Ministerial de Salud competente efectuar la fiscalización y control del cumplimiento del presente reglamento. Las autorizaciones de funcionamiento otorgadas en virtud del presente reglamento tendrán una vigencia de tres años, vencidos los cuales, ellas se entenderán automática y sucesivamente renovadas, a menos que existan razones calificadas para disponer su caducidad, mediante resolución fundada del Secretario Regional Ministerial de Salud respectivo, en conformidad con la normativa vigente”.

Es necesario indicar que el Libro X del Código Sanitario fija sanciones a quienes no cumplen con las disposiciones contempladas en la normativa, las que pueden ir desde el pago de multas, hasta el cierre, en este caso, del bus itinerante de atención médico-dental que montó el senador, Fulvio Rossi.

Además, el texto legal establece que “las infracciones podrán ser sancionadas, además, con la clausura de establecimientos, recintos, edificios, casas, locales o lugares de trabajo donde se cometiere la infracción; con la cancelación de la autorización de funcionamiento o de los permisos concedidos; con la paralización de obras o faenas; con la suspensión de la distribución y uso de los productos de que se trate, y con el retiro, decomiso, destrucción o desnaturalización de los mismos, cuando proceda”.

Aquí cabe hacerse algunas preguntas: ¿Por qué la Secretaría Regional Ministerial de Salud de la Región de Tarapacá no ha clausurado el bus itinerante que presta servicios sin tener autorización?, ¿a cualquier otro servicio sin el permiso correspondiente lo clausuran de inmediato, por qué en este caso no?, ¿por qué la SEREMI de Salud no está cumpliendo la ley?, ¿acaso por ser Fulvio Rossi senador de Gobierno lo dejan montar un bus y funcionar de manera ilegal?

Rossi y Casa Abierta buscan no pagar solicitud de autorización

A la situación de que el bus médico-dental no cuente con la autorización para funcionar por parte de la Secretaria Regional Ministerial de Salud de la Región de Tarapacá, se suma otro antecedente bastante peculiar. El punto es que para solicitar el permiso de la SEREMI hay que cancelar un pago -que de acuerdo a las fuentes consultadas podría ser superior a los $300.000-, pero ni el senador, Fulvio Rossi y el gerente y representante legal de la Corporación Casa Abierta están dispuestos a pagar ese monto o cualquier otro. ¿Por qué no tienen voluntad de asumir el costo y cuál es el argumento que esgrimen?

EL MURO tuvo acceso a otro documento presentado por Fernando Donoso, gerente y representante legal de la Corporación Casa Abierta, dirigido a la Secretaria Regional Ministerial de Salud de la Región de Tarapacá, Patricia Ramírez, en el que indica: “Me permito señalar que hemos tomado conocimiento que la autorización para el funcionamiento de este tipo de bus médico considera el pago de una considerable suma de dinero. Es del caso estimada SEREMI que nuestra Corporación Social y Cultural Casa Abierta es una corporación sin fines de lucro…”, agregando que “dada la finalidad que motiva esta acción social, es que vengo en solicitar, respetuosamente, a usted, la exención del pago por el trámite de permiso de funcionamiento de la sala móvil de procedimientos médicos, dental y traumatológico, toda vez que la Corporación carece de los medios económicos necesarios para concurrir al pago requerido”.

Si bien, Fernando Donoso asegura que la Corporación que preside el senador, Fulvio Rossi no tiene el dinero para pagar la solicitud de autorización, no hay que olvidar que esta institución se ha adjudicado millonarios proyectos en la Primera Región, licitaciones que, tal como ha informado este diario electrónico, han sido cuestionadas. De muestra un botón: la entidad se habría visto beneficiada con $18.000.000 provenientes del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) para financiar un proyecto de seguridad ciudadana, el mismo al que postuló, un iquiqueño de a pié que no tiene contactos, ni influencias políticas y se teme que exista tráfico de influencias.

Otra de las iniciativas adjudicadas por Casa Abierta y que, según fuentes de la Primera Región genera suspicacias y dudas en cuanto a su aprobación se refiere al Proyecto del Fondo Nacional de Seguridad Pública” (FNSP14-AVIF-20), del 8 de octubre de 2014, por un monto de $43.757.853, suscrito por la Subsecretaria de Prevención del Delito del Ministerio del Interior y Seguridad Pública y el senador Fulvio Rossi Ciocca.

Respecto de esta última iniciativa, una fuente consultada señala que “este proyecto fue el único beneficiado en la Región de Tarapacá, entre otros participantes… ¿cómo puede competir en igualdad de condiciones una organización de la sociedad civil contra una corporación presidida por un senador?”.

Daisy Castillo Triviños/EL MURO

Compartir:

*

*

Arriba