Tras culminación de cabildos regionales: la pelota en el lado presidencial de la cancha

 

 

El pueblo ha hablado. Más allá de los bizantinos o interesados cuestionamientos sobre los niveles cuantitativos de participación, el proceso deja una verdad incontestable: este ha sido el debate constituyente más democrático en la historia de nuestro país. Una verdad más concreta aun cuando se le mira en el espejo de su némesis: la fraudulenta Constitución del ’80, hecha literalmente entre cuatro paredes y legitimada mediante un proceso plebiscitario viciado. Sin que aún estén disponibles los resultados finales, podemos destacar una participación de más de 230 mil personas en el proceso y la reafirmación de principios republicanos, democráticos y de justicia social, por parte de la ciudadanía.

El pueblo ha hablado y ha sido claro en sus preferencias: más participación popular en la toma de decisiones; aseguramiento de derechos sociales básicos; y la reafirmación de principios éticos como guías para la vida institucional chilena. Es así como destacan en las conclusiones de los cabildos provinciales, la realización de “Plebiscitos, referéndums y consultas”, el cual tiene un 98,6% de las preferencias; la creación de un “Defensor del Pueblo”, con casi el 88%; y la mantención de un “Congreso Nacional”, con el 87%, todo en el plano de las instituciones. Destacar asimismo, el importantísimo sexto lugar de la institución “Asamblea Constituyente”, con más de un 60% de las menciones. A nivel de “Principios y Valores” que debieran guiar una futura Constitución, destaca la “Democracia”, con un 98% de las preferencias; y la “Justicia” y la “Igualdad”, ambas con más del 95% de las menciones.

Los resultados no dan lugar a dudas, los pueblos de Chile buscan construir un país más junto, democrático e inclusivo. Considerando que los resultados de los cabildos no tienen carácter vinculante, sino sólo consultivo para la Presidenta de la República, la pregunta es qué hará la máxima autoridad con esta síntesis popular. Como demócratas y progresistas, desde “El Independiente de Tarapacá” esperamos y humildemente apoyaremos, todos los esfuerzos que se hagan en pos de hacer de este país, una tierra mejor para nosotros y nuestros hijos. El camino no será fácil, hay muchos y muy importantes poderes fácticos que se oponen a cualquier transformación democratizadora de la sociedad. Pero el tiempo de dar el salto al mundo de las naciones civilizadas es hoy, no mañana. Sólo respetando la voluntad popular, podremos salir definitivamente de la larga noche que nos impuso la dictadura pinochetista.

 

EL INDEPENDIENTE

Compartir:

*

*

Arriba