Luciano Muñoz, el chico genio de Iquique: “En educación todo depende más de los profesores que del colegio”

Ganó Medalla de Oro en la XXI Olimpiada Iberoamericano de Química.

Hizo la enseñanza media en un liceo Municipal de Iquique y actualmente está en primer año de Geología de la Universidad de Concepción. Para superar a sus contrincantes de España, Portugal, Brasil, Colombia y otros, Muñoz debió resolver una prueba teórica, de cinco horas, y una práctica en dos laboratorios (uno de físico-química y otro de química orgánica).

En un hecho histórico, en septiembre pasado un alumno del Liceo A-7 de Iquique ganó la XXI Olimpiada Iberoamericana de Química, realizada en Colombia.

Se trata de Luciano Muñoz, un talentoso estudiante que actualmente estudia Geología en la Universidad de Concepción, una carrera que escogió porque “tiene mucho trabajo de campo y no me gusta estar encerrado en una oficina”.

Muñoz derrotó a más de medio centenar de representantes de 16 países iberoamericanos, incluyendo España, Portugal, Cuba, Argentina y Colombia.

Durante la enseñanza media, el alumno ya había participado en competencias a nivel nacional, tanto de química como de matemáticas, junto a estudiantes de colegios municipales, subvencionados y particulares. Allí obtuvo dos veces el segundo lugar.

Materias interesantes

En Colombia, a lo largo de una semana, Muñoz debió resolver una prueba teórica, de cinco horas, y una práctica en dos laboratorios (uno de físico-química y otro de química orgánica). Fue la segunda vez que salió al extranjero (antes había ido a Perú). De premio le dieron una medalla y un diploma.

“Fue genial. Pensaba en sacar en sacar alguna medalla, pero no oro”, dice con modestia.

El joven nació en Santiago, en 1997. Su padre es veterinario y su madre, una asesora previsional. Es el menor de cinco hermanos, dos chicas y dos chicos. Vivió en la capital y en Santa Juana (cerca de Concepción) antes de trasladarse junto a su familia a Iquique cuando tenía 10 años.

En octavo básico entró al Liceo A-7. “La matemática y la química me empezaron a gustar desde que empecé a verlas en el colegio”, comenta. “Las encuentro interesantes, explican varias cosas”.

“Es un niño de muy bajo perfil, muy calladito, de esos que siempre pasan desapercibido”, señala el director del establecimiento, Ricardo Bugueño, quien celebró el premio. “Muy tímido, pero siempre preocupado de sacarse buenas notas, de preguntar si tenía una duda, que a veces sorprendía a los profesores con algunas preguntas. Muy solidario, hacía grupos de trabajo”.8c477baec35bed2171bbe635f0efadd8_XL

Bugueño destaca que el liceo A-7 es uno de los más tradicionales de Iquique, con 130 años de antigüedad, con egresados ilustres como Salvador Allende y Vittorio Corbo, además de dos Premios Nacionales de Historia: Sergio González y Lautaro Núñez. Hoy un 60% de sus alumnos son vulnerables, de extracción popular.

Además allí existe el programa de Innovaciones Curriculares para Alumnos Avanzados (INCA), para estudiantes especialmente dotados, al cual por cierto perteneció Muñoz.

Profesores buenos y malos

Entre sus docentes del liceo, el joven destaca a la profesora de matemática Patricia Flores y el maestro de química Reinaldo García. Éste último señaló anteriormente que “Luciano es muy talentoso y con un gran potencial, muy capaz de competir con cualquiera”.

“Es uno de los mejores profesores que he tenido. Él se preocupaba por que estudiara, me pasaba material y me ayudaba bastante. En el liceo me pasaba pruebas de años anteriores y me explicaba lo que no entendía”, dice el joven.

“En realidad todo depende del profesor más que del colegio, porque hay docentes buenos y malos”, agrega. Docentes como García y Flores “conocen la materia de su asignatura, porque me ha tocado profesores que no”.

Para Muñoz la ciencia es mucho más importante de lo que la gente piensa. “Ha hecho evolucionar a la sociedad de gran manera”, concluye.

Fuente: El Mostrador | Por: 

 

Compartir:

*

*

Arriba