Piñera, SII y colusión empresarial: El verdadero “Robo del Siglo”

 

 

El robo en el aeropuerto en 2014, el desfalco de Carabineros de recursos públicos… varios son los hechos que han conmocionado a nuestra sociedad por la cantidad de recursos involucrados. Pero, ¿cuál tuvo una connotación nunca antes vista en la historia del país? ¿Quiénes fueron sus responsables?

 

En medio del permanente aumento del desfalco de recursos públicos hecho por oficiales de Carabineros y civiles, bien vale la pena recordar otras situaciones que significaron pérdidas para las arcas fiscales.

 

Los medios sin dudaretiquetaron el asalto en el aeropuerto de Santiago como el “Robo del Siglo”, donde Alexis Niño logró, junto a sus secuaces, un botín que rondaba los 6 mil millones de pesos.

 

Mientras, en la institución uniformada el fiscal que lleva la causa, Eugenio Campos, anunció durante esta semana que ya son más de 25 millones de pesos los que fueron sustraídos desde la tesorería de la entidad para beneficio personal de los involucrados.

 

Sin embargo, el que podría ser el verdadero “Robo del Siglo” es el que protagonizaron personajes nada de desconocidos en el ambiente financiero nacional.

 

Se trata de lo ocurrido en medio del mandato de Sebastián Piñera entre 2010 y 2014 cuando el Servicio de Impuestos Internos y la Tesorería General autorizaron la rebaja de intereses y multas a la multitienda Johnson’s.

 

Los actores en esta trama son varios, pero principalmente se trata del ex director del SII Julio Pereira, abogado especialista en temas tributarios. Además de su exitosa carrera profesional con reconocimientos en Chile y los Estados Unidos, como todos en esta esfera del poder, Pereira es amigo desde su época escolar en el Colegio Tabancura del que fuera el ministro de Hacienda de Sebastián Piñera, Felipe Larraín. Además, Pereira fue alumno en dicho colegio del abogado, empresario, ex presidente de Renovación Nacional y ex senador Carlos Larraín.

 

Periera no es cualquier abogado tributario en Chile. Se trata de uno de los principales y más reconocidos que haya pasado por la consultora internacional PriceWaterhouseCoopers, entidad fundada a mediados del siglo XIX en Inglaterra y que hoy extiende sus redes por todo el mundo con su asentamiento principal en los Estados Unidos, en cuya sede también se desempeñó el ex director del SII durante los cinco años que estuvo en esa nación.

 

El paso porPwC no es un dato meramente curricular en el caso de Pereira. Fue esa consultora la que a partir de 2001 asumió la defensa tributaria de Johnson’sy su agresiva estrategia cuando las entidades fiscales comenzaron a exigir a esta multitienda el pago de las imposiciones, intereses y multas que adeudaba desde la década de los ’80 del siglo XX. ¿Quién se desempeñaba en el área tributaria de PwC? Precisamente Pereira y Mario Vila, también abogado quien después asumiría junto al entonces director del SII como director jurídico de este servicio público.

 

En resumen, Johnson’s compró a comienzos de los ’80 empresas prácticamente quebradas por la crisis económica de la época y luego las hizo revivir dos décadas después. Pero para ello era necesario sanear los atrasos impositivos que tenían con el Estado. Entonces el abogado Vila, socio de Pereira en el área tributaria de PwC, implementó la estrategia de acusar pérdidas de estas empresas que beneficiarían a Johnson’s, sistema que utilizó a partir de 2001 y que fue cuestionado por el SII en 2004.

 

Las vueltas de la vida dirían que sólo seis años después Pereira y su socio Vila llegarían a encabezar el mismo servicio que cuestionaba a la compañía que representaban, propiedad entonces de la familia Calderón.

 

Con la mesa servida, Pereira y Vila activaron el mecanismo legal con el cual el SII condona deudas por intereses y multas. Su explicación resultaba coherente en base al derecho. En medio de las críticas por la rebaja, el entonces director del servicio puntualizó el 7 de junio de 2012 que “la condonación de impuestos es sólo por ley. Aquí lo que hubo fue una condonación de multas e intereses solamente”, con el objetivo de “proteger el interés fiscal, porque las condonaciones tienen un sustento de pronto pago de impuestos”. Esto equivale a buscar que efectivamente se cancelen los impuestos adeudados y se ingresen a las arcas fiscales. En ese sentido agrega: “El SII tiene que agotar todos los medios para que se enteren en las arcas fiscales los impuestos, y en aras de ello, puede hacer un sacrificio con las multas e intereses, pero jamás con los impuestos”. Todo se hizo, subraya Pereira, apegado a la normativa.

 

En efecto, los contribuyentes tienen la posibilidad de solicitar la rebaja o anulación de multas e intereses por el atraso en el pago de los impuestos. Sin embargo, en el caso de Johnson’s la ecuación resultó en un negocio redondo. Esto porque el SII condonó 59 mil millones de pesos de intereses y multas a la multitienda, la que finalmente debió pagar 4 mil millones de pesos de los impuestos adeudados, es decir un 7 por ciento de lo rebajado por el SII con Pereira y Vila a la cabeza.

 

Más allá del negocio posterior que la familia Calderón hizo y que concluyó con la venta a Cencosud de Horst Paulmann de Johnson’s por 32 mil 606 millones de pesos, lo cierto es que el SII y la Tesorería General actuaron como meros operadores de la multitienda al no obligar a la empresa la cancelación total de sus obligaciones. En el caso de la Tesorería, resulta llamativo que el entonces encargado del servicio, Sergio Frías Cervantes, haya  mantenido su silencio flanqueando en varias ocasiones a Pereira, cuando es esta entidad la que tiene la obligación de recaudar los fondos del Estado para su desarrollo y la aplicación de las políticas públicas.

 

Y aunque Pereira debió renunciar en 2013 por todas las presiones que desató el “perdonazo a Johnson’s”, el 27 de febrero de 2014 la Contraloría General emitió un dictamen al cerrar un sumario administrativo que se cursaba en contra del ya ex director del SII, para determinar que en su caso no tenía responsabilidad administrativa ni conflicto de interés en esta materia al no haber intervenido en el aumento del porcentaje condonado a la empresa en 2012.

 

¿Quién oficiaba como Contralor General a la fecha? Ramiro Mendoza, el mismo que hoy integra el comando de Sebastián Piñera. ¿Quién puso a Pereira y Frías en el SII y la Tesorería General bajo cuya dirección se produjo el verdadero “Robo del Siglo” en nuestro país? Sebastián Piñera.

 

En esto no hubo una mera casualidad.

 

Compartir:

Artículos relacionados

*

*

Arriba