Presidenciable Piñera: EL PRONTUARIO DE UN HOMBRE POR ENCIMA DE LA LEY

 

 

Involucrado en varios casos de resonancia nacional, Piñera ha sido protagonista durante los últimos 35 años de situaciones reñidas con la ley y la ética. Del fraude al Banco de Talca, a las sospechas fundadas de uso de información privilegiada en caso Exalmar; pasando por la sanción por compra ilegal de acciones de LAN, a la venta fraudulenta de títulos en el “caso Chispas”. Todo, con dos elementos en común: nunca probó su inocencia, pero tampoco respondió ante la justicia.

 

Una de las frases que más se repiten en las cárceles chilenas (y tal vez del mundo) es “yo no sé por qué me tienen aquí”. A esta se suma la máxima esgrimida por la mayoría de los delincuentes: “me están echando la culpa de algo que no hice”.

 

Así reacciona Sebastián Piñera cada vez que lo acusan de corrupción. Él y sus defensores esgrimen todo tipo de argumentos contra quienes señalan al ex presidente por sus actuaciones no siempre claras y que muchas veces han llegado a los tribunales. Sin embargo, invariablemente Piñera evade la acción de la justicia, tal como ocurrió la semana recién pasada con la decisión del juez Guillermo Rodríguez del Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago al rechazar la petición de reabrir la investigación por el caso Exalmar.

 

Pero esta no es la única: el ex mandatario y hoy candidato presidencial de la derecha para volver a La Moneda, en varias ocasiones ha estado de frente ante la justicia, aunque siempre ha salido impune.

 

Reo prófugo…

 

El hecho más conocido fue el del Banco de Talca, situación en la que fue declarado reo y por lo cual estuvo prófugo de la justicia durante 24 días. Incluso prefirió que su cónyuge, Cecilia Morel, respondiera ante los policías cuando llegaron a su domicilio en la comuna de Las Condes a hacer efectiva la orden de detención emitida por el ministro Luis Correa Bulo. De hecho, los dos controladores del Banco de Talca y socios de Piñera, Miguel Calaf y Alberto Danioni, fueron enviados al anexo Cárcel Capuchinos en el centro de Santiago en medio de la investigación que incluía infracciones a la Ley General de Bancos.

 

En este caso del Banco de Talca en 1982 intervinieron familiares con contactos e influencias como el sacerdote Bernardino Piñera, quien poco después se convertiría en el presidente de la Conferencia Episcopal, todo para que el sobrino especulador no terminara tras las rejas. También se involucró a favor de Sebastián Piñera la entonces ministra de Justicia, Mónica Madariaga, quien en una entrevista reconoció haber presionado a Correa Bulo para conseguir que se levantara la orden de detención luego que se lo solicitara directamente José Piñera, hermano del candidato y entonces ministro del Trabajo de la dictadura. Finalmente Sebastián Piñera, en la época con poco más de 30 años, evadió su responsabilidad ante los tribunales.

 

Piñera también aparece involucrado en el caso Cascadas en donde se enfrentó a quien encabezó este procedimiento, el controlador de la empresa SQM Julio Ponce Lerou, ex yerno de Augusto Pinochet. Gracias a ese esquema, Ponce Lerou y sus empresas asociadas obtuvieron ganancias por más de 100 millones de dólares a través de la compra y venta de acciones de la minera no metálica y sus filiales, montos que también llegaron a otros socios, entre ellos el integrante del directorio de Blanco y Negro (controlador de Colo-Colo), Leonidas Vial. En medio de las indagatorias del Ministerio Público, Ponce Lerou apunta a Piñera como el origen del caso al vender en mayo de 2008, 151 millones de acciones de Pampa Calichera, empresa vinculada a SQM. Piñera siempre negó su participación, pero el ex yerno de Pinochet lo sindica como el principal responsable.

 

El juicio oral tendrá recién el próximo 18 de agosto su jornada de preparación.Yaunque el principal involucrado es Julio Ponce Lerou, el proceso podría llegara Sebastián Piñera, aunque fuentes involucradas en la investigación señalan que está lejos aún de ser llamado al banquillo de los acusados. Al parecer una vez más quedaría al margen de lo que ocurra en el tribunal, repitiéndose la posibilidad de evitar a la justicia.

 

Cuando romper la lay es rentable: caso LAN

 

El nombre del ex jefe de Estado aparece también en el caso Chispas, Penta y SQM, estos dos últimos por financiamiento irregular de la política, además de aprovechar su posición privilegiada como director de LanAirlines S.A. al comprar 3 millones de acciones de la misma compañía, a pesar de estar prohibido expresamente por la Ley de Mercado de Valores. Esto porque como ejecutivo de la compañía conocía perfectamente el estado financiero de la empresa, lo que lepermitía tener información privilegiada para hacer la operación. En ese caso debió pagar una multa de 363 millones de pesos a la Superintendencia de Valores y Seguros, aunque el balance finalmente fue positivo para el ex mandatario ya que sólo en los primeros días luego de adquirir los títulos obtuvo ganancias por 780 millones de pesos. Negocio (casi) redondo.

 

Piñera se mostró como la mayoría de los políticos muy crítico con los hechos de colusión que involucraron a varias empresas, entre ellas la del papel tissue que involucró a sus amigos de la familia Matte (propietaria de CMPC) y Gabriel Ruiz-Tagle, ex miembro de su gabinete y dueño del 50 por ciento de PISA que luego vendió a una compañía sueca. Pero el propio candidato de derecha fue multado por las autoridades de los Estados Unidos como integrante del directorio de Lan Cargo, empresa que debió cancelar 88 millones de dólares por colusión con otras compañías del rubro entre 2003 y 2006.

 

Hay varios hechos más que se suman en el historial especulador de Piñera durante más de 30 años, entre los que destacan las triangulaciones de dineros en Chilevisión mientras fue su propietario o los aportes irregulares al Grupo Said, además de la creación de sociedades en paraísos fiscales que sirven para la evasión tributaria. Ejemplar jefe de Estado el que elude los tributos…

 

Uso de menores de edad y compra de empresas “fantasma”

 

Incluso, una investigación de Ciper Chile, demostró que empresas que declararon pérdidas ante el Servicio de Impuestos Internos, en realidad no tenían estos problemas en sus estados financieros, sino que adquirían firmas con números rojos para borrar sus ganancias ante las autoridades tributarias. De esta forma eludían los impuestos que debían cancelar al Fisco. Entre los beneficiados con este sistema estuvieron las empresas Penta, algunas sociedades controladoras de Falabella, la familia Cueto (quienes compraron las acciones de Lan a Piñera luego de asumir la Presidencia de la República) y el propio Sebastián Piñera.

 

También fue Ciper Chile el que develó que Piñera usó a sus hijos entonces menores de edad para la creación en 2004 de una empresa en el paraíso fiscal de Islas Vírgenes, la que se inició con sólo 18 millones de dólares del abanderado de Chile Vamos. Mientras, sus hijos aportaron en total 4 mil 495 millones de dólares, generando un patrimonio no declarado que le permitió, nuevamente, evadir los tributos al Estado.

 

En el caso Exalmar del que fue sobreseído la semana que culmina, el fiscal Manuel Guerra se negó a pedir los correos electrónicos entre Piñera y sus familiares. Con esos antecedentes, a juicio del diputado Hugo Gutiérrez, era posible determinar la responsabilidad del candidato de Chile Vamos en la compra de acciones con información privilegiada de la pesquera peruana en medio del litigio marítimo presentado por Perú contra Chile en La Haya y que significó la cesión de parte del espacio marítimo a la nación vecina. Así Piñera se pudo beneficiar con lo ocurrido en el Tribunal Internacional.

 

La “salvada” del Fiscal Guerra por Exalmar

 

En entrevista con el diario La Tercera un día antes de la audiencia en que Piñera fue sobreseído, el diputado Gutiérrez, también querellante en este caso, sostiene que no se puede creer que el hijo del ex mandatario no informara a su padre sobre la operación en la empresa peruana.

 

En ese mismo espacio, Gutiérrez cuestiona al fiscal Guerra, ya que “si él hubiese querido averiguar esto se averigua, no es tan complejo. Haber interrogado además a los escoltas de Piñera durante el mandato presidencial -como lo solicitamos-, le hubiese sabido de inmediato si Piñera iba o no iba a su empresa Bancard mientras era presidente. Haber examinado los correos de Piñera se hubiese al tiro o comprobado o descartado si Piñera tenía conocimiento de la compra en Exalmar. El fiscal llegó a un acuerdo para que le pasaran los correos del gerente de Bancard, Nicolás Noguera. Pero este le entregó a Guerra los correos que él quiso entregarle. Al fiscal Guerra le faltó coraje para investigar esta causa contra Piñera. Pudo haber hecho una investigación donde se esclareciera si había o no conocimiento por parte de Piñera de los negocios que estaba haciendo Bancard de la compra de una pesquera peruana durante el juicio en La Haya”.

 

Piñera salva otra vez de enfrentar a la justicia. Sin embargo, su historial de actos reñidos con las normas y la ética lo acompañará por siempre.

EL INDEPENDIENTE

Compartir:
Etiquetas

Artículos relacionados

*

*

Arriba