Diputado Hugo Gutiérrez frente a próximas elecciones: ESTA EN JUEGO TERMINAR CON LA HERENCIA DE LA DICTADURA

El parlamentario y candidato a la reelección por nuestra región sostuvo que se debe comprender la real importancia que tendrá la votación del próximo 19 de noviembre. Por un lado destaca que el fin del binominal puede permitir el avance de fuerzas progresistas que quieren cambios, pero también alerta sobre la existencia de sectores que están dispuestos a votar por el continuismo a cambio de cualquier beneficio.

 

 

A penas unos días nos separan de una nueva elección presidencial y parlamentaria, además de consejeros regionales. Durante esta semana comenzaron los cierres de las campañas, mientras se aprovechan las horas hasta el plazo del denominado “silencio electoral” que es cuando no se puede emitir ningún tipo de propaganda por cualquier medio.

 

En la derecha el discurso gira en torno a temas repetidos hasta el cansancio: delincuencia, crecimiento y empleo.

 

¿Pero es realmente lo que el país necesita para cambiar de fondo esos y otros problemas que enfrenta diariamente la gente?

 

En conversación con El Independiente de Tarapacá, el diputado y candidato a la reelección por nuestra zona, Hugo Gutiérrez, puntualiza que se requiere mirar la real importancia de la votación del domingo 19 de noviembre.

 

Para el parlamentario existe una pugna entre la continuidad del modelo de desigualdades instalado desde la dictadura hasta nuestros días o cambiar la constitución impuesta bajo ese régimen para mejorar las condiciones de vida de nuestro pueblo.

 

“Lo que realmente está en juego en Chile en la próxima elección presidencial es si vamos a lograr superar la institucionalidad de Pinochet o no. Es decir, si el pueblo se va a dar la oportunidad de tener una nueva Constitución Política. La derecha sabe muy bien qué es eso lo que está en juego. Todo el ordenamiento jurídico surgido de la dictadura eventualmente puede ser superado si los chilenos exigimos una nueva Constitución Política. Con ello se trae una serie de cambios significativos, entre ellos eventualmente, la propiedad de los bienes con los que se han hecho multimillonarios la clase económica chilena, es decir recuperar el agua, el cobre, los peces que se perdieron en este largo caminar de la dictadura como de la transición bastante malograda que tuvimos en este país”, indica el legislador comunista.

 

Gutiérrez sostiene que si bien el cambio constitucional fue un compromiso hecho por la Nueva Mayoría, lo cierto es que faltó dar a entender la necesidad de poner fin a la institucional de la dictadura, aunque también no se registró una amplia movilización ciudadana que empujara esta transformación.

 

“Era un viraje que debió haber contado con el apoyo y la sustentación de nuestro pueblo. Pero no nos dimos cuenta que durante 24 años de transición democrática, se había creado un ciudadano bastante al margen de la política, que sólo sabía cuestionar en su quehacer, pero que ya era un consumidor. La dictadura y la transición democrática han creado un tipo de ciudadano que no se empodera de sus derechos y los exige con la fuerza suficiente que se requiere. Y me refiero en general, al margen de que sin duda los estudiantes lucharon por un cambio en la educación y creo que han conseguido gran parte de lo que ellos se planteaban. Pero aquí faltó un ciudadano protagonista de los cambios”, indicó el diputado.

 

Al respecto alertó que si bien hay sectores de la ciudadanía alejados del debate y del cuestionamiento político, no obstante son capaces de votar por quienes buscan perpetuar el sistema instalado en dictadura a cambio de cualquier tipo de beneficio.

 

En ese sentido apunta que “ese ciudadano que se dedica a cuestionar permanentemente a los políticos, es el que está dispuesto a votar por aquel que le da algo. Cuestiona la corrupción, pero está dispuesto a votar por cualquiera que le dé algo, no importa si ese que le va a dar algo es uno que tiene toda su fortuna en un paraíso fiscal, que ha hecho de la corrupción su forma de vida. Es decir, aquí se podría aparecer perfectamente un narcotraficante como candidato, que promete dar trabajo, y la gente votaría por él. Y eso es un tema que hay que cuestionarse, por qué pasa eso, por qué llegó a ocurrir eso. Y eso da cuenta de que efectivamente faltó una ciudadanía más empoderada defendiendo los cambios estructurales propuestos por la Presidenta (Michelle Bachelet). Nos faltó hacerle ver al ciudadano que tenía en su mano una herramienta transformadora, que era el gobierno de la Presidenta Bachelet”.

 

Por eso la votación del 19 de noviembre es una oportunidad nueva para renovar la idea de cambiar la constitución política de 1980 impuesta en un plebiscito fraudulento y que además perjudica a la mayoría de los chilenos.

 

“La gente no se da cuenta lo que está de trasfondo en las próximas elecciones: si seguimos con la constitución de Pinochet y de una vez por todas terminamos con ella y vamos a una hecha en democracia. Creo que la gente aún no entiende lo que de verdad está en debate en estas elecciones. Por eso que mucha gente precarizada por este sistema neoliberal está dispuesta a votar por la derecha y no darse cuenta que necesitamos la constitución que asegure el derecho a la salud, a la educación, a la previsión social, a la vivienda que son derechos sociales que la constitución fascista de Pinochet no asegura a nadie, porque es una constitución hecha justamente para blindar un modelo neoliberal”, precisa el representante por Tarapacá.

 

Por eso que a su juicio resulta fundamental insistir en este punto, con el objetivo que la ciudadanía acuda a votar, pero que lo haga pensando en su futuro y del país que queremos construir, con más igualdad y acceso a los derechos básicos como la salud, la vivienda y la educación que en dictadura fueron convertidos en bienes de consumo.

 

Piñera, la continuidad de Pinochet.

 

Respecto de Sebastián Piñera, el candidato de la derecha en la próxima elección presidencial, el diputado Hugo Gutiérrez es enfático: representa la continuidad del modelo dictatorial que limita los derechos sociales y entrega amplios beneficios a la clase empresarial.

 

“Piñera es darle continuidad a un modelo económico sobre explotador de la mano de obra y el medio ambiente y que viene a darle seguridad al empresariado de que las reglas del juego no van cambiar, es decir que no vamos a tener una nueva Constitución Política y que se va a favorecer a todos aquellos que en tiempos de dictadura consiguieron a sangre y fuego que le traspasaran todos los bienes del Estado chileno. ¡Y quieren seguir teniéndolo en sus manos! No quiere que el litio vuelva al Estado chileno, quieren que siga en las manos de un Ponce Lerou. No quiere que haya una repartición distinta de las cuotas de pesca que hoy se concentran en estas famosas siete familias”, puntualiza Gutiérrez.

 

Jaime Campos debe renunciar.

 

Durante la semana el ministro de Justicia, Jaime Campos, afirmó con tono molesto en los pasillos del Congreso que nunca había escuchado a la Presidenta Michelle Bachelet decir que el penal especial de Punta Peuco sería cerrado. Incluso se refirió a Carmen Gloria Quintana, víctima sobreviviente del denominado “Caso Quemados”, como “esa señora”, lo que generó aún más molestia en dirigentes y organizaciones de derechos humanos. Entre ellos se contó al diputado Hugo Gutiérrez, quien exigió la renuncia de Campos al gabinete de Bachelet.

 

“La torpeza del ministro de Justicia y Derechos Humanos debería llevar a indagar quién fue el que propuso su nombre para este alto cargo. Yo creo que este sujeto no es consecuencia de sus gestiones para ser designado en ese cargo, sino que hay alguien que lo propone. Yo creo que de una vez por toda hay que hacerse cargo de las irresponsabilidades que se cometen”, subrayó el diputado.

 

Además, agregó que Campos no tiene las competencias para hacerse cargo de esta repartición del Ejecutivo. “Nunca debió haber sido ministro de Justicia y Derechos Humanos, no era la persona indicada. No tenía los atributos para asumir un ministerio que pasó de ser un Ministerio de Justicia a ser un Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Él debió haber tenido una empatía mayor con toda la temática que significa la violación a los derechos humanos en nuestro país. Y obvio, él no la tiene, no solamente por la circunstancia de tener un hermano que estuvo comprometido seriamente en la vulneración de derechos durante la dictadura por ser integrante de una repartición de las fuerzas armadas, sino porque él no tiene ninguna condición que lo haga promover de manera rigurosa el respeto por una esfera que todos consideramos que es esencial en todas las personas que son sus derechos humanos. Creo que la Presidenta debe reconsiderar este nombramiento y no me cabe duda que después de sus últimas palabras él debe ser apartado de su cargo”.

Compartir:
Etiquetas

Artículos relacionados

*

*

Arriba