EL DESAFÍO DE LA CENTROIZQUIERDA TRAS TRIUNFO DE PIÑERA: UNIDAD Y LUCHA

 

El pasado domingo 17 de diciembre fue un mal día para el mundo de izquierda y progresista en el país. No sólo resultaba electo como Presidente de la República el representante de la derecha más recalcitrante, de los grandes grupos económicos, del cohecho, de la “Familia Militar”, y del evangelismo conversador y militante;… se trataba también de una victoria con un margen de casi 10 puntos, una verdadera “paliza”. Aun es pronto para determinar con certeza las causas de tamaña derrota y mucho menos para apuntar responsables. Cuestiones necesarias, pero menos urgentes que el determinar una postura frente a este nuevo escenario histórico: dispersión y debilidad v/s  unidad y lucha.

Prontamente quedó claro el carácter plebiscitario de la pasada contienda electoral: mantener y profundizar el proceso de reformas democráticas y populares en curso; o retroceder en dirección al legado político, económico y cultural de la dictadura. Ganó lo segundo, aunque muchos de quienes votaron a la derecha no lo tengan del todo claro. El gobierno es sin duda una herramienta poderosa, y los nuevos inquilinos de La Moneda harán lo que esté en su mano para retrotraer las reformas impulsadas durante la segunda administración Bachelet: gratuidad, aborto en 3 causales, reforma tributaria, laboral, y fin a la selección y el copago aparecen en la mira. Esto, sin considerar que queda fuera de discusión la profundización de las reformas, como la nacionalización e industrialización del litio, o una política de crecimiento económico que sea ambiental y socialmente sustentable, entre otros.

El desafío que se presenta a la izquierda y al mundo progresista frente a lo anterior, tiene una triple arista: contener la contrarreforma, avanzar lo más posible en el avance de los cambios y constituirse en opción de poder ya de cara a las elecciones municipales y de gobernadores regionales en 2020.  El escenario plantea una disyuntiva evidente a las fuerzas políticas y sociales que están por seguir avanzando en transformaciones estructurales: o enfrentar la adversidad con tácticas separadas de supervivencia, o construir una oposición unida con claras perspectivas de victoria. Lo cierto es que con los votos que hoy representa, en los comicios de 2020, la Derecha puede apostar a tener dos tercios de los municipios y trece de las 15 gobernaciones regionales en disputa.

En Tarapacá el escenario es adverso pero no catastrófico. La futura oposición (desde el FA a la DC) cuenta con un considerable caudal político: un senador, un diputado, 9 cores (constituyéndose en mayoría absoluta del Consejo Regional), y los alcaldes de las tres principales comunas de la región (concentrando más del 90% de la población). Un peso considerable que sin embargo, puede diluirse en la insignificancia sin la necesaria unidad. De hecho, sin entrar en mayores análisis, es evidente que una de las principales claves, sino la mayor, para explicar la derrota en la presidencial, fue precisamente la dispersión de las fuerzas de izquierda y progresistas, las que juntas, sumaron mayores apoyos que la Derecha en primera vuelta.

Del aprendizaje de estas lecciones dependerá el si este triunfo de Piñera es un lamentable paréntesis en la recuperación democrática de nuestro país, o el inicio de un largo ciclo conservador que llevará al tacho de la historia las conquistas alcanzadas hasta ahora.

Compartir:

Un Comentario;

  1. Juan Pablo dijo:

    pero 2 triunfos de la derecha(2009 y 2017) obligan a pensar que cierto sector especialmente en la nva mayoria(suponiendo que aun exista) carece de una minima autocritica a su forma de gobernar y elegir candidatos, a diferencia del primer mandato de bachelet este segundo periodo no fue bien evaluado, a pesar de lo anterior, la popularidad del primer mandato no logro evitar el retorno de la derecha al poder tras 50 años, y para peor ahora se repite la historia, a pesar de los operadores politicos, los funcionarios publicos obligados a hacer campaña a guiller, nada sirvio

Responder a Juan Pablo Cancelar respuesta

*

*

Arriba