PIÑERA. “UN REBELDE CON CAUSA”

Hay un denominador común en la gente que durante su vida ha acumulado dinero: creen que lo saben todo y por ende hablan de todo, piensan que la retórica es igual a contar plata. Uno de los que incurre en este “excesivo exceso” de confianza es nuestro magnate presidente, se refiere a cualquier hecho con una soltura digna de naturalista decimonónico, además se cree simpático y bueno para la talla, al parecer no sabe que los empleados siempre deberán reírse del chiste del jefe.

En su reciente visita a la comuna de Alto Hospicio, el Presidente Sebastián Piñera, coincidió con las autoridades regionales y el alcalde Patricio Ferreira, en el Colegio Sagrado Corazón, venía específicamente a la entrega de computadores personales para todos los niños vulnerables del establecimiento educacional.

Como se trataba de una actividad relacionada con educación, el presidente debía decir algo relacionado con ésta, y no se le ocurrió nada mejor que referirse a mayo del 68. Sin duda, esta decisión debe haber estado orientada por uno de sus asesores, el historiador, Mauricio Rojas, ex colaborador del gobierno de la UP, ex mirista y ex diputado del gobierno sueco. Este además le debe haber recomendado que este guiño al Mayo Francés era pertinente, ya que se cumplían 50 años.

No obstante, llama la atención la forma que tiene el mandatario de vaciar de contenido a la historia, el extravío de ideología que sufre un hecho tras medio siglo, la forma de resemantizar y quitarle todos aquellos aspectos que pudieran oler a marxismo o socialismo a Mayo del 68.

“Yo recuerdo que cuando empecé la universidad a fines de los sesenta, había un movimiento de rebeldía estudiantil en el mundo entero. En París, los estudiantes se tomaron las calles en el año 68, y escribían en las paredes de una universidad muy famosa que se llama La Sorbone, frases maravillosas, como por ejemplo: prohibido prohibir, seamos realistas pidamos lo imposible, la imaginación al poder. Esas frases, reflejaban una voluntad y una “rebeldía sana” de cambiar el mundo, de crear un mundo mejor para nuestros hijos que el que heredamos de nuestros padres. Esa rebeldía la necesitamos hoy día más que nunca. Pero tiene que ser una rebeldía con causa. Ustedes conocen la película Rebelde sin Causa. La rebeldía es buena siempre que tenga una causa. Cuando uno se rebela contra todo, y quiere destruirlo todo, pero no sabe con qué quiere reemplazarlo, esa rebeldía es estéril; cuando uno se rebela porque quiere crear un mundo mejor y siente compromiso, no solamente rebelde con lo que encuentra malo, sino que constructor a lo que el país necesita, la rebeldía tiene un idealismo, una fuerza positiva y yo espero que nuestra generación tenga esa rebeldía para cambiar el mundo”.

El presidente debe acordarse de estos hechos, ya que por aquel tiempo vivió en Bruselas, Bélgica, su padre fue embajador durante el Gobierno de Eduardo Frei Montalva. Sin embargo, llama la atención su pésima memoria. Las frases y protestas del mayo francés son revolucionarias, no son rebeldes del tipo teleserie mexicana para adolescentes, nunca fue una “rebeldía sana”. Las protestas terminaban en enfrentamientos contra la policía o estudiantes derechistas; se saboteaban las empresas de los EEUU debido a la guerra de Vietnam; y las calles de París se llenaron durante todo el mes de barricadas.

Ante las palabras del empresario, Daniel Cohn Bendit y su hermano, qué pensarían? Piñera señala que la rebeldía es buena cuando tiene una causa, pretende que al mencionar este substantivo se superan todas las contradicciones: ideológicas, de clases, de género, éticas. Quizás se refiere a causalidad, pero la relación que establece para causa y efecto no es tal. Está errado cuando señala que todos queremos un mundo mejor, no creo que mi “mundo mejor”, o el de millones de chileno, sea el mismo “mundo mejor” que una persona cuyo patrimonio es de miles de millones de dólares.

El situacionismo de Piñera es falso, en él no confluye el marxismo, el avant garde ni la internacional letrista, por el contrario, él representa los intereses neoliberales y al pinochetismo,.

Un cantinfleo “de aquellos”

A continuación otra de las cuñas rescatadas de este acto en el que primero le atribuye al coraje la capacidad de avanzar, pero luego dice que con mucho coraje los países pueden chochar.

“Un corredor de autos llamado, Fitipaldi, decía la lucha en el mundo siempre ha sido entre el coraje y el miedo: se requieren las dos. Sin coraje no me subo al auto y no puedo ganar, sin miedo choco en la primera curva y tampoco puedo ganar. Qué es lo que es el coraje y el miedo a lo largo de la historia. El coraje es la imaginación, la rebeldía, el entusiasmo, el idealismo. Y el miedo es la experiencia, la prudencia. Las dos son fuerzas muy necesarias para encauzar a nuestro país. Y lo digo porque hay muchos países que se quedaron sólo en el miedo, se estancaron. Y otros que se quedaron sólo en el coraje, chocaron

Asimismo, se podría decir que la derecha cree que Chile vive en una eterna catástrofe, y que por ello debe gobernarse según se estila una campaña solidaria que sea una mezcla de caridad cristiana y estrategia publicitaria al estilo Teletón. Es decir, se hace un llamado a la unidad nacional dejando de lado las diferencias y todo aquel que se opone es apuntado con el dedo por poco solidario y traidor a la patria.

Compartir:

*

*

Arriba