EMPRESA NACIONAL DEL LITIO V/S QUEBRADA BLANCA II… DESARROLLO O SUBDESARROLLO

No hubo sorpresa en la unánime aprobación del proyecto minero “Quebrada Blanca 2”, por parte de la Comisión de Evaluación Ambiental de Tarapacá, este 9 de agosto.  Y no hubo sorpresa porque desde la llegada misma del gobierno de Piñera, La Moneda anunció que este era un proyecto prioritario. La iniciativa involucra una inversión de 5.000 millones de dólares, y supone la ampliación en 30 años, de la vida útil del actual yacimiento en explotación por parte de la transnacional Teck. Hasta ahora, los titulares se han centrado en los potenciales empleos que crearía la empresa. Pero es pan para hoy y hambre para mañana.

Lo que nadie dice es que la iniciativa viene a reproducir un modelo económico fracasado. Resignarse a ser meros proveedores de commodities para los países industrializados, es condenarnos a repetir la historia del salitre. De hecho, ningún país en el mundo ha salido del subdesarrollo sin dar un salto en la sofisticación de su matriz productiva. En otras palabras, el desafío sigue siendo el pasar a una “Segunda Fase Exportadora”, que de valor agregado a nuestras materias primas. Esto no sólo permite una mayor captura de valor, es decir, recibir más recursos por lo que vendemos -qué duda cabe, es más caro una tubería de cobre que el concentrado- sino que además posibilita aumentar las cadenas de valor, es decir, más empresas participan en la venta de un tubo, que de una camionada de material bruto. ¿El resultado? más y mejor empleo.

Pero el modelo soporta además otros lastres, como es el hecho de que estas empresas no pagan royalty y apenas algún impuesto, por extraer riquezas que son de todos los chilenos. La legislación chilena, generada en dictadura, les entrega a estas empresas los yacimientos bajo una figura inexistente en el mundo, como lo es la “concesión plena” y a perpetuidad, es decir, se les regala para su explotación riquezas que por Constitución, son propiedad del Estado, resabio del proceso de nacionalización que se aprobó en el gobierno del Presidente Allende. Y, por otro lado, apenas pagan impuestos, porque utilizan distintos trucos contables para rebajar sus utilidades, como por ejemplo, contratar a precios abultados servicios de empresas relacionadas. Y por si fuera poco, es el país entero el que debe asumir los costos ambientales y sociales de dicha industria, siendo el problema de la escasez de agua en la Provincia del Tamarugal, uno de los ejemplos más elocuentes.

Recuperar e industrializar las riquezas de los chilenos

Frente a esta barbarie que la Intendencia festeja, no deja de ser interesante el ejemplo de Bolivia frente a sus riquezas naturales. Una de las acciones más icónicas de la administración del Presidente Morales, fue la nacionalización de la otrora privatizada empresa encargada de explotar los hidrocarburos (YPFB) en 2006. Desde entonces, no sólo la red de abastecimiento de los bolivianos aumentó exponencialmente a la vez que bajaban las tarifas; sino que también el Estado aumentó en 20 veces los recursos que percibía por la venta del combustible. Dicha renta ha permitido al Estado boliviano,  crear una verdadera red de ayudas sociales a estudiantes, ancianos y niños, entre otros.

En el mismo sentido, los bolivianos decidieron no sólo mantener sus ingentes reservas de litio bajo propiedad estatal, sino que tomaron la estratégica decisión de industrializar el recurso. Los primeros frutos de esa política ya se empiezan a cosechar: hace unos días, se cerró un acuerdo con una empresa alemana, para producir y vender en ese país europeo, más de 400 mil baterías de litio producidas en el país altiplánico.

Pero no todo está perdido. En medio de la restauración neoliberal del gobierno de Piñera, el campo popular puede mostrar no pocos avances y triunfos. Uno de ellos es la declaratoria de admisibilidad, el pasado 8 de julio, por parte de la Cámara de Diputados, del proyecto para crear en Chile una Empresa Nacional del Litio, presentado por la Bancada del Partido Comunista, con el apoyo de la CUT y de la Confederación de Trabajadores del Cobre. De hecho, el pasado 18 del mismo mes, se inició el debate en la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento, presidida por el diputado Hugo Gutiérrez. ¿Cuál será el camino que transitará Chile?, ¿Desarrollo o Subdesarrollo?… es tiempo que el pueblo hable.

Compartir:

*

*

Arriba