LA LITERATURA CONTRA LOS MUROS

Dos días duró un encuentro que convocó a escritores provenientes de México, Bolivia, Perú y Chile realizado en Iquique. La frontera como relato y territorio los unió para conmemorar el primer año de vida de la iquiqueña y autogestionada editorial Navaja.

De izquierda a derecha: Pedro Mena (México), Iris Kiya (Bolivia) y Juan Malebrán (Iquique).

Día 1

Un poeta mexicano pone bastante merkén en su plato de tallarines y carne. Le cuento que es un ají en polvo preparado por el pueblo mapuche, a lo que me contesta si es que es una broma aquello de llamarlo chile en polvo. Esto no pica nada, enfatiza. El mexicano es Pedro Mena Bermúdez, proveniente de la ciudad de León, quien además de saber de la cultura picante, es escritor, poeta y columnista. Él llegó a Iquique para participar del encuentro de escritores “Al Sur del Muro” que organizó editorial Navaja para conmemorar su primer aniversario. Además de Pedro, se presentaron Gladys González quien llegó desde Valparaíso, Iris Kiya proveniente de La Paz, Rodrigo Ramos Bañados que viajó desde Antofagasta, Juan Malebrán, poeta iquiqueño radicado en Cochabamba y Daniel Rojas Pachas, autor peruano que viajó desde México, lugar donde reside. Este último presentó su poemario “Allá fuera está ese lugar que le dio forma a mi habla” de la mencionada editorial iquiqueña, texto en donde el escritor y poeta dialoga en la intimidad de su cotidiano con la tradición de la poesía peruana. El lugar donde se realizó el evento fue el tradicional bar Curupucho, que ha sabido en el último tiempo concentrar lecturas poéticas y presentaciones de libros, siendo tal vez el único lugar donde se ha concentrado la literatura de calidad que aterriza en la ciudad.

Curupucho estuvo repleto desde la hora 21. La presentación de los autores estuvo a cargo del director de la editorial Roberto Bustamante, quien especifica que el nombre del encuentro (Al Sur del Muro) por supuesto que conlleva la contingencia política congregando a estos escritores latinoamericanos. Además, dice, busca entrelazar este encuentro con otro que organiza la misma editorial para noviembre de este 2018 por tercer año consecutivo: Matute, poéticas transfronterizas. Esto, recalca, busca integrar la escritura de autores en cuyas zonas el desplazamiento humano es cuestión pretérita y actual, y que va transformando culturalmente el entorno en donde el artista desarrolla su relato.

Antes de esta actividad nocturna, Daniel Rojas Pachas se presentó en la Universidad Arturo Prat en el ex casino para un conversatorio con alumnos/as sobre la obra del poeta Enrique Lihn, de quien se conmemoraban en el mes de julio 30 años de su muerte.

Roberto Bustamante (Director editorial Navaja), Daniel Rojas Pachas y Juan Malebrán, presentando el libro “Allá fuera está ese lugar que le dio forma a mi habla”.

 

Día 2

El escritor antofagastino Rodrigo Ramos Bañados publicó hace muy poco una novela titulada “Ciudad Berraca” (Alfaguara, 2018), en donde describe el racismo y la xenofobia en “Antofalombia”. “Esta zona es una forma de mucho cambio, de muchas transformaciones sociales y culturales, también humanas. La movilidad humana en esta zona es gran parte por su historia económica, el norte grande se pobló por sus recursos económicos, y hoy experimenta una transformación social que tiene que ver con la inmigración de países vecinos en busca del ‘sueño chileno’. Entonces, hay muchas historias de inmigrantes, fronteras, narcotráfico, contaminación o desapariciones por efecto de la dictadura para contar, y eso no quita que no se haga ciencia ficción o novela negra. La mayoría de las últimas novelas o cuentos que han surgido desde Arica, Iquique o Antofagasta cuentan de aquello. Desde ahí la perspectiva de los narradores con cierta ‘responsabilidad social’ con el presente del territorio o por llamarlo así. Es una realidad y nosotros catalizamos, somos el tubo de escape, nosotros somos observadores y podemos contar lo que sucede”, sentencia Ramos.

A las 20 horas el escritor debe estar en la toma “La Pampa”, ubicada en Alto Hospicio. Lo acompañamos y nos recibe amablemente Paola León, dirigente de nacionalidad colombiana de aquel lugar. La noche es fría y cae una leve llovizna. Nos encontramos con una realidad de la que fehacientemente se hace cargo Rodrigo Ramos en su narrativa. Esta, su sexta novela, donde vuelve a sumirse en la frontera y el norte grande, muestra una fluidez de pez japonés anunciando un gran terremoto. El escritor deja de regalo unos libros, como primera piedra para una futura biblioteca, y nos retiramos por el húmedo y oscuro territorio del imaginario desolado.

Rodrigo Ramos Bañados y Paola León, Alto Hospicio.

Compartir:

*

*

Arriba