Camilo Catrillanca: ¿un crimen por encargo?

 

El pasado 14 de noviembre fue asesinado por la espalda y sin justificación el comunero mapuche, Camilo Catrillanca, por una patrulla de 4 efectivos del Comando Jungla que este viernes 30 de noviembre está siendo formalizada por asesinato y obstrucción a la justicia. Todo parece indicar que la orden para matarlo emanó directamente las más altas esferas.

 

En el día de ayer 300 mil jóvenes rindieron la PSU de lenguaje, y uno de los principales ítem de dicha prueba es el de comprensión de lectura. A raíz del asesinato del comunero mapuche las fuentes oficiales y la prensa nos han entregado una serie de información que no se sostienen en términos verosímiles. Se sabe que la gran mayoría de los chilenos egresan de cuarto medio sin tener comprensión lectora, no obstante, en este caso, las información, es un insulto a la inteligencia media.

Leer no consiste en “oralizar la grafía”, esa es una concepción medieval que fue desechada por la ciencia, ya que es una “visión mecánica que pone el acento en la capacidad de decodificar la prosa de modo literal (…) y deja a la comprensión en segundo plano”, señala Daniel Cassany. El mismo autor sostiene “para comprender es necesario desarrollar varias destrezas mentales o procesos cognitivos, por ejemplo, anticipar, aportando conocimientos previos, elaborar inferencias para comprender lo que se sugiere, construir un significado y hacer hipótesis verificadas”, que es lo que se sostendrá en esta columna.

 

Los Hechos

El general director de Carabineros; Hermes Soto, ante la Comisión de Seguridad Ciudadana, un par de días más tarde del asesinato del comunero, le tocó detallar lo ocurrido durante la tarde y la noche del pasado 14 de noviembre en Temuccuicui y Ercilla.

La versión oficial es que 3 o 4 encapuchados asaltaron a 4 profesoras, y les quitaron tres autos, a raíz de esto se produce una llamada anónima que dio origen a un operativo policial por aire y tierra, que da inicio a una persecución al interior de la comunidad de Temucuicui, y, según versión de carabineros, se produce un fuego cruzado que da por resultado la muerte de Camilo Catrillanca. Asimismo, carabineros recupera los vehículos que habían sido hurtados y los devuelve a sus dueñas. El general director, Hermes Soto, señala que los funcionarios involucrados en el intercambio de disparos con resultado de muerte del comunero no llevaban puestas sus cámaras go pro.

El discurso oficial, en tanto, se desvanece inmediatamente ya que observadores del Instituto Nacional de Derechos Humanos INDH, presentes en la autopsia, recalcan que la herida mortal es en la parte de atrás de la cabeza del joven dirigente mapuche. Asimismo, el niño que acompañaba al comunero, y que además fue brutalmente golpeado y encarcelado por los efectivos del Comando Jungla, narró los hechos, y señaló que el efectivo que disparó contra Catrillanca si tenía la cámara go pro en su casco, del mismo modo, el menor sostiene que los efectivos que lo detuvieron se jactaban de la muerte del comunero.

 

¿Existe el comando Jungla?

Todo parece indicar que la existencia o no existencia del llamado, “Comando Jungla”, no es más que una burda estrategia del Gobierno de Sebastián Piñera por retomar la agenda tras los autogolazos cometidos por sus ministros a inicios de su mandato, por lo que, utilizando el comodín del combate al terrorismo, inició una campaña comunicacional el 4 y 5 de junio en donde señalan, ”comando jungla parte a capacitarse a Colombia. Se trata de efectivos del Grupo de Operaciones Policiales Especiales (GOPE) de Carabineros, que serán preparados durante 30 días por la Policía Nacional de Colombia en materias relativas al combate contra organizaciones criminales”.

Posteriormente, el 28 de junio, Piñera viaja a Temuco y anuncia la existencia del Comando Jungla para “combatir con eficacia el terrorismo” en la Araucanía. El grupo es de 80 funcionarios que se especializaron en Colombia, y el presidente inmortaliza el acto, fotografiándose con los efectivos.

Las mentiras en torno al afamado comando. En primer lugar, los 30 días que duraría el curso del Comando Jungla, finalmente se transformaron en 23 (del 5 de junio al 28). De los 80 efectivos que se fotografiaron con el presidente, solo 15 fueron al curso, según palabras del general director, Hermes Soto, en el Congreso.

El mismo general señala que el comando “no existe” y que “en la policía de Colombia existe un curso que se llama ‘Jungla’, y nuestros carabineros, desde 2007 han ido haciendo ese curso periódicamente”. Esta afirmación es replicada por diputados de derecha que señalan que el Comando Jungla fue un mote que utilizó la izquierda; y el gobierno indica que fue una invención de los medios. Sin embargo, documentos oficiales señalan que el comando jungla existe.

 

La comedia de mentiras

 

No hay que tener más de dos dedos de frente para darse cuenta que todo lo que se dijo oficialmente y que desencadenó la muerte del comunero, Camilo Catrillanca, es un vil montaje del ejecutivo.

Existen muchas preguntas en torno a cómo se produjeron los hechos que ni el gobierno, ni los medios de comunicación han sabido dilucidar, por ejemplo: ¿Por qué la denuncia se hizo de forma anónima? ¿Existe el audio de esa grabación? ¿Por qué de las profesoras no se sabe su nombre, materias que imparten y se protege su identidad? ¿Por qué la escuela donde trabajaban las docentes finalizó su año escolar? ¿Por qué nunca se han dado los números de placa de los vehículos, elemento fundamental para identificar un auto? ¿Si hay fotografías del tractor que manejaba el comunero, por qué no hay fotos dentro de la comunidad de los autos robados? ¿Quién manejó los vehículos recuperados? ¿Cómo fue el procedimiento de devolución de los automóviles, existe un registro en fiscalía, ya que carabineros debe entregar al fiscal el vehículo robado y éste procede a su devolución? ¿Por qué carabineros no siguió con la persecución de los cuatro encapuchados? ¿Existen vainillas de los disparos de los encapuchados?

Ahora, con respecto a lo que señala el efectivo policial de que se deshizo de la grabación porque contenía imágenes de encuentros sexuales con su esposa, ni siquiera me referiré, las cámaras digitales graban los registros por archivos, algo fácil de borrar sin tener que romper la tarjeta mini SD.

 

Responsabilidad penal del Ejecutivo

 

Los hechos parten con un robo, y se trata de inculpar a un comunero, que según fuentes de inteligencia de carabineros, tenía antecedentes por receptación de vehículos. Es decir, un montaje perfecto, que tuvo como objetivo la cabeza del joven mapuche que desde hace años estaba en la mira de la policía.

No obstante, el burdo montaje se desvanece por dos razones: por un lado, el certificado de antecedentes de Catrillanca, señala que el comunero no tenía deudas con la justicia; y por otro lado, el relato del adolescente que lo acompañaba recalca que se encontraban compartiendo con amigos y que se dirigían a la casa de la madre del comunero a buscar cilantro para adobar un cordero. Es decir, carabineros ingresó a Temucuicui con el objetivo claro de eliminar a Catrillanca, de lo contrario, podrían haberlo tomado detenido ya que éste se encontraba desarmado.

 

¿Por qué lo asesinaron?

 

Quien debe responder a esta pregunta es el Ministro del Interior, Andrés Chadwick. Este viajó en dos oportunidades a la zona mapuche antes del asesinato: la primera vez fue en septiembre a supervisar la instalación de 62 cámaras de seguridad cuyo valor asciende a la estratosférica suma de $4.048 millones; y a fines de octubre, a reunirse con el general (R) de La Araucanía y exjefe del “Comando Jungla”, Mauro Victtoriano.

Alguien sabe ¿Qué conversaron en esa reunión? ¿Es verdad lo que señalan trascendidos de que Chadwick le habría dado la orden de ingresar a Temucuicui a Victoriano? ¿Por qué en todo momento intendente y ministro del interior majaderamente señalaban que la muerte del comunero se trataba de un hecho delictual?

Del mismo modo, Ciper publicó que “un informe del equipo de Inteligencia policial identificó a mediados de 2017 a Camilo Catrillanca como un líder de la Alianza Territorial Mapuche, una de las organizaciones a las que apunta Carabineros como responsable de la violencia en La Araucanía. Su foto está inserta en un cuadro de los líderes mapuche identificados como blancos a seguir paso a paso. Una razón más para sostener que fue un crimen por encargo de parte del Ejecutivo. Asimismo, Héctor Llaitul, dirigente de la Coordinadora Arauco Melleco CAM, señala “todo parece indicar que la muerte de Camilo Catrillanca fue un ajusticiamiento.

Es factible también, que el operativo tenía por objeto volver a retomar la agenda con el tema del terrorismo en la Araucanía, para contrarrestar la alicaída economía del país: un repunte económico y aumento del empleo que brillan por su ausencia y que tiene al gobierno por debajo del 40 por ciento de aprobación.

¿Cuál es la respuesta del gobierno?: más políticas comunicacionales erradas, como la expulsión de 179 haitianos (hay cerca de 200 mil viviendo en el país). ¿Repatriar a 100 compatriotas desde Venezuela? El chilezuela sirvió en la campaña ¿Pero, hoy?

Finalmente, señalar que la familia Catrillanca también sostiene que el asesinato de Camilo fue una ejecución, por lo que solicitan que Chadwick y general de Carabineros declaren ante Fiscalía.

¿Qué dicen los parlamentarios de oposición, insistirán con la renuncia del ministro? Hechos para inculparlo hay muchos.

 

 

Jacinto Bustos.

Compartir:

*

*

Arriba